BDO cree que la demanda del fondo Cartesian carece de base jurídica

stop

El auditor de Pescanova durante diez años dice que es uno de los afectados del “fraude” de la pesquera

Oficina de BDO | BDO

21 de septiembre de 2013 (22:43 CET)

BDO se defiende. Siempre lo ha hecho desde que la crisis de Pescanova le estalló en las manos. A través de un comunicado, el auditor de la multinacional pesquera durante una década insistió en que es uno de los afectados por el fraude que existía en la compañía.

Respondió así a la demanda presentada por el bufete Cremades & Calvo-Sotelo en nombre del fondo Cartesian, poseedor de un 5% de Pescanova. “La acción legal atribuye a la auditora BDO dos supuestos delitos continuados de falsedad documental y de estafa, que afectaron de modo ostensible a la situación real contable y económica del Grupo Pescanova", explicaron los abogados del fondo estadounidense.

Nada que intimide a BDO. La auditora confía en que la demanda no prospere por su "falta de consistencia y base jurídica".

“La labor del auditor no es detectar fraudes”

En un comunicado, considera que la acción iniciada por el fondo no tiene sustento legal y, de tramitarse, encontrará enfrente una "defensa sólida, basada en hechos y sustentada por el trabajo asignado a BDO en base a normas internacionales de auditoría".

En este entido, asegura que el papel del auditor consiste en la emisión de un informe de acuerdo con los criterios normativos, con base en la información contable y estados financieros formulados por la compañía. "La labor de un auditor no consiste en la identificación de prácticas fraudulentas u operativas irregulares", ha esgrimido.

BDO ha recordado que hasta el momento no ha sido señalada ni "como cómplice, ni responsable de irregularidades" en las investigaciones realizadas sobre este caso y que no está imputada en ninguna de las causas abiertas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad