Barreras y su futura filial mexicana renovarán la flota de Pemex

stop

La petrolera, socio mayoritario de la compañía gallega, estudia poner en marcha otro astillero en el país azteca

Cristina Díaz

Los directivos de Pemex José Manuel Carrera y Carlos Roa, al lado de Francisco Conde y José García Costas
Los directivos de Pemex José Manuel Carrera y Carlos Roa, al lado de Francisco Conde y José García Costas

08 de diciembre de 2013 (23:16 CET)

¿Está el futuro de Barreras asegurado con la entrada de Pemex en su capital? Por el momento, el astillero que preside José García Costas participa en el proceso de adjudicación de los floteles de la petrolera azteca de la mano de PMI, su ahora socio mayoritario. Además, asegura que en breve habrá nuevos encargos.

Según ha podido saber Economía Digital, la idea del gigante mexicano es que el astillero gallego juegue un papel decisivo en el proceso de renovación de su flota. Fuentes internas de la compañía aseguran que por ello, a medio plazo habrá carga de trabajo, tanto para Barreras, como para la empresa de construcción naval que planean poner en marcha en México.

Entrada decisiva

El pasado 25 de noviembre, y tras una semana llena de tensiones, derivadas del conflicto entre la petrolera y Repsol por causa de YPF, Pemex anunció que su filial PMI había firmado el contrato de inversión para la adquisición de 51% del capital del astillero vigués.

Días después, el propio García Costas aseguró que entre el 15 y el 20 de este mes habría “nuevos contratos de barcos sobre la mesa”, más allá del flotel. Los anuncios coincidirían en el tiempo con la visita de una delegación del grupo azteca a Vigo.

¿Un segundo astillero?

Fuentes del consejo de Pemex aseguran que la petrolera presidida por Emilio Lozoya se hizo con el control de Barreras “en buena medida por el amplio plan de renovación de la flota naviera”. Por ello, aseguran que, “a medio plazo habrá carga de trabajo, tanto en Galicia, como muy probablemente para un segundo astillero en México”.

La intención de Pemex de potenciar la apertura de un segundo astillero de Barreras en México no es desconocida. Ya en mayo, cuando el gigante mostró su intención de entrar en el capital de la constructora naval gallega, el diario El Universal desató la alarma en la comunidad. Publicó que las intenciones del grupo de Lozoya pasaban por trasladar la compañía gallega al país americano. “Probablemente a la Ciudad del Carmen, Campeche”. Desde ahí se iniciaría la transferencia tecnológica.

Sin embargo, ya en aquel momento, fuentes de la compañía estatal mexicana aseguraron a este medio que la idea que se sopesaba era poner en funcionamiento un nuevo astillero en México pero, siempre, manteniendo el vigués. Ahora, la posibilidad de una filial mexicana de Barreras cobra más enteros que nunca.

Ventajas en la licitación de los floteles

Por otro lado, parece claro que la entrada de PMI en Barreras le asegura llevar a cabo uno de los dos buques hoteles en liza a los que opta junto con Navantia y diez empresas más. “Los acuerdos de los astilleros gallegos fueron hechos con PMI Comercio Internacional, no con Pemex, ni con Pemex Exploración y Producción (PEP). Por eso ambos tienen que participar en la licitación en curso, aunque ciertamente con ventajas”, indican las mismas fuentes.

Al ser en estos momentos la petrolera socio mayoritario de Barreras, la ley mexicana le permite realizar una adjudicación directa. Una posibilidad a la que ya ha aludido en varias ocasiones García Costas.

Pero, si bien el contrato con Barreras para la construcción del flotel parece más que probable, ¿en qué situación se encuentra Navantia? “Su alianza con PMI le aporta el conocimiento preciso y detallado de los complejos procedimientos internos de Pemex”, tercian las mismas fuentes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad