Hijos de J. Barreras cierra el ejercicio 2017 con 3 millones en pérdidas / Hijos de J. Barreras

Barreras se aferra al crucero de Ritz para salir de los números rojos

stop

El astillero Barreras, controlado por Pemex, cierra ejercicio con tres millones en pérdidas debido a los costes financieros de relanzar su actividad

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Hijos de J. Barreras cierra el ejercicio 2017 con 3 millones en pérdidas / Hijos de J. Barreras

en A Coruña, 29 de agosto de 2018 (05:00 CET)

Tiene aspecto Barreras de empresa en pleno relanzamiento de su actividad. Aunque lo hace con dificultades. El mayor astillero privado de Galicia ha vuelto a cerrar en pérdidas su último ejercicio continuando su trayectoria de altibajos desde que entró en concurso en 2011. Dos años después fue comprado por la petrolera mexicana Pemex, que se hizo con el 51% del capital y encargó uno de los famosos floteles prometidos hasta la extenuación por Alberto Núñez Feijóo a la empresa que preside José García Costas. Con ese encargo y un atunero sobrevivió Barreras varios años, esperando la recuperación del naval y a que algunos de los múltiples contratos anunciados se concretaran.

A cierre del último ejercicio, Barreras preveía unos ingresos para este año de más de 75 millones. Esa cifra supondría elevar un 150% la facturación con la que cerró 2016, algo menos de 30 millones. El encargo de Ritz-Carlton para construir un crucero de lujo por 250 millones asegura trabajo en las gradas para dos años y abre la puerta a continuar la relación con la compañía con otros dos buques.

Barreras: 3 millones en números rojos

Además de posicionar al astillero en una zona de privilegio en este mercado, el dinero de Ritz-Carlton podría devolver de nuevo a Barreras a beneficios. En 2017 sumó pérdidas de algo más de tres millones, debido principalmente a los costes financieros derivados de su propia actividad y que ascendieron a 4 millones, frente a los 500.000 euros del curso anterior.

El crecimiento en la cifra de negocio, 49,7 millones (20 millones más) no fue suficiente para compensar el incremento del gasto, también provocado por la necesidad de 16 millones más que en el ejercicio precedente para aprovisionamientos. La buena noticia es que, eliminados los gastos financieros, Barreras es un astillero rentable por su propia actividad, ya que presentó un resultado de explotación positivo de 1,12 millones.

Los socios de Barreras concedieron 6 millones en préstamos

Los costes financieros responden a las necesidades del astillero para la construcción del lujoso crucero. Durante 2017 formalizó una póliza de crédito con cinco entidades financieras por valor de 46,5 millones. A mayores, contrató diversos avales y garantías por un máximo de 186 millones con seis bancos a modo de seguro frente al armador. Todas estas operaciones, además de la propia financiación del buque, conllevó un gasto de 3,7 millones.

Aunque prácticamente todas las magnitudes del astillero crecen, pues hay que tener en cuenta que Barreras perdió el año pasado algo más de 5 millones, los propios accionistas de la empresa han mantenido las inyecciones de capital que aportaron tiempo atrás. Suman un total de 6 millones en préstamos, 4 millones concedidos en 2016. Estos préstamos vencían en 2017 y 2018, pero los socios decidieron alargar el plazo un año más, hasta 2019.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad