Vista del astillero vigués Hijos de J. Barreras / E.P.

Barreras envía tres meses a casa a la mayoría de su plantilla

El astillero vigués plantea un ERTE de tres meses por razones organizativas y de producción que afectará a la mayoría de sus 170 trabajadores

Hijos de J. Barreras ha comunicado a los sindicatos que aplicará un ERTE para la mayoría de la plantilla, conformada por unos 170 trabajadores. El expediente de regulación temporal se plantea por razones organizativas y de producción y tendrá una duración de tres meses. La dirección del astillero está negociando con la parte social para ponerlo en marcha “cuanto antes” para la mayor parte del personal, salvando algún departamento como el económico-financiero.

Los representantes sindicales han propuesto que la tramitación del expediente no afecte al disfrute de las vacaciones de los empleados, así como que se habilite algún complemento salarial para estas personas, que pasarán a cobrar el 70% de su retribución.

La dirección del astillero se ha comprometido a estudiar estas demandas, que se abordarán el miércoles en un nuevo encuentro, donde se espera que se concreten más detalles de la aplicación de la medida.

El coronavirus frena la resurrección de Barreras

Mientras, dada la suspensión de las actividades consideradas no esenciales que entró en vigor el pasado 30 de marzo, los trabajos del astillero permanecen parados. Precisamente, la crisis derivada de la propagación del coronavirus ha tenido lugar en un momento en el que se esperaba que se reanudase su actividad y, de hecho, algunas de las empresas auxiliares ya se habían desplazado a las gradas de Beiramar para preparar el comienzo de los trabajos.

En concreto, en febrero el astillero presentó un acuerdo de refinanciación pactado con entidades financieras y evitó el concurso de acreedores. Además, la industria auxiliar agrupada en Uninaval acordó adherirse al mismo, una decisión condicionada a seguir negociando las fórmulas de pago del crédito.

De este modo, se comprometió que la deuda contraída en la construcción del barco de Ritz Carlton, Evrima, empezaría a pagarse cuando se homologase el acuerdo y se retomase el trabajo (un 50 por ciento), y el resto a la entrega del buque. Sin embargo, la situación actual ha truncado la reanudación de los trabajos del buque de Ritz Carlton, cuya naviera la sociedad Cruise Yacht 1 Ltd, CY1L, tomó en febrero el mando del astillero y anunció que asumiría el sobrecoste del Evrima.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad