Barreras blinda la construcción de los floteles con la entrada de Pemex en su capital

stop

La petrolera formaliza la adquisición del 51% del astillero, 24 horas después del acuerdo entre Repsol y Argentina

Los directivos de Pemex José Manuel Carrera y Carlos Roa, al lado de Francisco Conde y José García Costas

26 de noviembre de 2013 (21:30 CET)

Después de que Pemex dilatase por cuarta vez la adjudicación de los polémicos floteles y tras una semana llena de dudas debido al conflicto accionarial de la petrolera con Repsol, el naval gallego ha recibido una inyección de oxígeno, por lo menos Barreras. La tarde del martes, el grupo azteca anunció que su filial PMI, había firmado el contrato de inversión para la adquisición del 51% del capital del astillero vigués. Tuvieron que pasar siete meses desde que se comunicó que la compañía estatal mexicana entraría en el accionariado de la empresa presidida por José García Costas. Y tan sólo 24 horas después de que el Gobierno argentino ofreciera a Repsol 3.700 millones de euros en deuda soberana para zanjar la expropiación de YPF.

El gigante mexicano es titular del 9,3% del capital de Repsol y tiene interés en el yacimiento de Vaca Muerta, el principal activo de YPF en tierras argentinas. En los últimos tiempos, sus directivos ahondaron en las críticas a la dirección de la petrolera española por la disputa abierta con el país presidido por Cristina Fernández. No eran pocas las voces que relacionaban el desbloqueo de los compromisos con el naval gallego a la resolución del conflicto empresarial.

Acuerdo en México


De forma oficial nadie ha querido entrar en el tema, pero los hechos revelan que la entrada de PMI en Barreras se oficializó tan sólo 24 horas después de que se alcanzase una suerte de preacuerdo entre Repsol y Argentina. La Xunta asegura que el conselleiro de Economía, Francisco Conde, que acudió a la firma del acuerdo junto García Costas y los directivos mexicanos José Manuel Carrera y Carlos Roa estaba en México desde el pasado domingo.

El Gobierno gallego resaltó tras la firma que el acuerdo es “un importante paso adelante en la alianza estratégica establecida entre la petrolera Pemex y el Ejecutivo autonómico”, y ha afirmado que refuerza el interés mostrado por la compañía mexicana en las capacidades del naval gallego.

El contrato de los floteles

Lo cierto es que la entrada de Pemex en Barreras en este momento hace mirar con cierto optimismo el proceso de adjudicación de los floteles, que se cerrará el próximo 30 de diciembre. Barreras y Navantia acuden al concurso internacional en una joint venture con PMI. En juego están inversiones en Galicia por más de 350 millones de euros.

Otro indicador: la firma de acuerdo definitivo entre Pemex y Barreras contó con José Manuel Carrera Panizzo como testigo. El directivo de la petrolera mexicana que firmó con Alberto Núñez Feijóo los contratos que garantizaban los encargos del gigante azteca al naval gallego y el mismo que lideró el asalto iniciado para desbancar a Antoni Brufau de la presidencia de Repsol.

El futuro de Barreras

Si bien Pemex no quiso revelar en un primer momento el importe con el que se había hecho con el 51% de Barreras, fuentes conocedoras de la operación revelaron que la petrolera entra en el astillero con 5,1 millones de euros.

El mayo pasado, la junta de accionistas de Barreras ya formalizó la operación acordeón que se proyectó para la entrada del capital extranjero. El astillero reduciría capital a cero y lo ampliaría posteriormente por 10 millones de euros. En esa ampliación, García Costas, a través de las empresas Emenasa y Baliño, e Ignacio Lachaga, con Albacora, se harían con un 20% de las acciones cada uno.

En agosto Barreras ya activó la operación acordeón reduciendo a cero el capital de la empresa, aunque inyectando posteriormente tan sólo cuatro millones de euros. Restaba la entrada de Pemex.

¿Adjudicación directa?


Según se ha manifestado, tras la firma del acuerdo de compra, tanto PMI como Barreras han continuado en México las conversaciones con armadores nacionales e internacionales con el fin de confirmar pedidos e iniciar la construcción de barcos en las próximas semanas. Hace meses que el propio García Costas deslizó que, de cerrarse el acuerdo con la petrolera, el contrato de los floteles podría cerrarse por adjudicación directa, sin licitación.

Floteles a un lado, Pemex parece tener muy claro qué sacará con la compra del 51% de Barreras: “Transferir a medio plazo el conocimiento tecnológico” del astillero. De hecho, fuentes del consejo de la petrolera mexicana llegaron a asegurar a Economía Digital que “en un futuro se podría construir otro astillero en México, pero conservando el de Galicia”.

Incluso, medios locales publicaron que la compañía que dirige Emilio Lozoya tiene en mente construir un astillero en Ciudad del Carmen, en Campeche, “y que desde allí se inicie la transferencia tecnológica”. En esa ubicación es donde el grupo tiene la mayor área de explotación de hidrocarburos del país.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad