Banesco y el FROB trabajan juntos para acelerar la absorción de NCG

stop

El objetivo de un grupo de trabajo creado por el banco y el organismo público es acortar plazos sobre los noventa días anunciados por Escotet

Antonio Carrascosa y Juan Carlos Escotet

26 de diciembre de 2013 (20:29 CET)

El desembarco de Banesco y Etcheverría en Novagalicia en vísperas de Navidad no ha impedido a los nuevos compradores de la entidad gallega activar una hoja de ruta que tiene como objetivo acortar plazos sobre el período de absorción anunciado por Juan Carlos Escotet. Ese plazo máximo de tres meses al que aludió la semana pasada el presidente del grupo venezolano, apenas horas después de conocer que era el adjudicatario de la entidad gallega, se podría ver reducido finalmente a sesenta días. Es decir, a finales de febrero puede nacer, técnicamente, la resultante de la compra.

El Fondo de Reestructuración Ordenada de la Banca (FROB) y el equipo directivo de Banesco y Etcheverría han creado ya un grupo de trabajo para abordar la integración, según apuntan fuentes cercanas a ambas partes. Por el FROB también se encuentran en dicho grupo algunos ejecutivos y miembros de la cúpula de Novagalicia Banco. Del lado comprador, parte de los miembros del comité de dirección del Etcheverría integran el equipo creado para la transición. Todo ello, bajo la supervisión del que será consejero delegado del nuevo grupo una vez fusionado, Francisco Botas.

Conocimiento mutuo

Ese período de transición hasta cerrar la fusión por absorción de NCG por parte de Banesco/Etcheverría se puede acortar sobre todo por un motivo: el conocimiento de Novagalicia que tienen los directivos del Etcheverría, ya que este mismo año el banco betanceiro absorbió parte de la red de fuera de Galicia de la entidad ahora privatizada. Además, ese conocimiento mutuo viene reforzado por el hecho de que el Etcheverría fuera hasta la llegada de Escotet, el año pasado, una participada por NCG, herencia de Caixa Galicia, con algunos de sus consejeros nombrados por la extinta caja.

Aspectos legales de la integración, así como flecos técnicos y societarios para dar forma a la operación, son los que ahora quedan por pulir. Todo ello, de forma paralela al proceso de desinversiones que acometerá la entidad, y la solución a las preferentes, para las que el plazo se mantiene en esos tres meses anunciados. Apenas se ha cumplido una semana desde que se anunció la adquisición, por 1.003 millones, de NCG. En el período de transición se ha comprometido a colaborar el hasta ahora presidente de Novagalicia, José María Castellano, que será quien firme la cuenta de resultados y el balance del banco correspondiente a 2013.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad