Feijóo durante la puesta en servicio del primer tramo de la Autovía da Costa da Morte | EFE

Autovía da Costa da Morte: la huida de un socio da el control a Copasa

El grupo Civis Corporation vende el 20% de la Autovía da Costa da Morte y abandona la concesionaria, controlada ahora por Copasa

El grupo Civis Corporation, conglomerado al que pertenece la constructora gallega CRC, abandonó el año pasado la concesionaria de la Autovía da Costa da Morte, el vial que prometió Manuel Fraga tras la marea negra del Prestige y que inauguró Alberto Núñez Feijóo 14 años después a medio terminar. El grupo de socios de la concesionaria estaba formado por CRC junto a Copasa, Taboada y Ramos y Covsa, pero una serie de ventas ha acabado dejando la concesión en manos de la compañía ourensana, socio de control con más del 50% de la sociedad.

Los movimientos se produjeron a lo largo de 2018, tiempo antes de que Copasa anunciara al MARF la adquisición de un 10% de las participaciones de la autovía, pasando a integrarla en su grupo al superar el 50% del capital. El vendedor fue Civis Corporation, que controlaba el 20% a través de dos sociedades, CRC y Rubatec, una filial a la que la constructora de Ordes había traspasado la mitad de su participación en 2016 en una operación intragrupo.

Las ventas de CRC y Rubatec

Dos años después de la inauguración de los 27 primeros kilómetros del vial, Civis Corporation puso a la venta su parte en la concesionaria, un 10% de CRC y otro 10% que tenía Rubatec. La primera operación se cerró en agosto y supuso la salida de CRC. El resto de socios, Copasa, Taboada y Ramos y Covsa ejercieron su derecho de adquisición preferente y compraron la parte de CRC.

Poco tiempo después, en octubre, se repetía la operación, esta vez con Rubatec como vendedor de su otro 10%. De nuevo el resto de socios adquiría su participación. El resultado de estas operaciones fue que Copasa compró un 10% del capital, que se sumó al 40% que ya tenía. Taboada y Ramos y Covsa, por su parte, se hicieron con un 5% cada una, pasando de tener un 20% de la autovía a un 24,9%.

Beneficios y 5 millones en dividendos

Copasa compró el 10% en manos de Civis Corporation por 8,3 millones, lo que supone valorar el 100% de la concesión en 83 millones.

La Autovía da Costa da Morte es un negocio rentable, al menos, en el último ejercicio. La concesionaria, que tiene una deuda de más de 140 millones, cerró 2018 con 15,4 millones en ingresos y unos beneficios de más de 7,4 millones.

Los socios aprobaron la entrega de 5,2 millones en dividendos a cuenta de los buenos resultados.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad