Audasa se apunta a la austeridad: recorta a la mitad el gasto en la AP-9

stop

La concesionaria de la Autopista del Atlántico dejó en 2,3 millones la provisión para reparaciones y reposiciones en 2013, frente a los 5,1 millones de 2012

La ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de Audasa, Juan Carlos López Verdejo | EFE

29 de julio de 2014 (00:46 CET)

Los “necesarios toques de atención” a los que alude el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, para criticar a Audasa por los colapsos que se producen en los peajes de la AP-9 tienen ante sí todo un argumentario de agravios para alimentar la polémica. Y es que la concesionaria de la autopista, entre caídas de tráfico y subidas de tarifas, decidió recortar el año pasado hasta un 55% las dotaciones a las provisiones para reposiciones y grandes reparaciones de la gran vía de peaje que interconecta Galicia.

De acuerdo con la memoria de gestión y la cuenta de resultados correspondiente al 2013, los gestores de Audasa optaron por recortar el capítulo de otros gastos de explotación de la compañía hasta los 16 millones de euros, frente a los 19,6 millones del año precedente, con una caída del 18,3%.

El gasto en mantenimiento


Al margen de los de personal y los financieros (pago de intereses de la deuda), el de explotación es el capítulo al que se destinan mayores recursos, a pesar de la merma del año pasado. En este apartado se incluyen los servicios exteriores, el pago de impuestos y las dotaciones para las provisiones para reposiciones y grandes reparaciones.

Concretamente, ese gasto en mantenimiento, el de reparaciones y reposiciones, fue el que más se contrajo el año pasado, según la cuenta de resultados de Audasa. Pasó de los 5,1 millones de euros de 2012 a los 2,3 millones, con una caída del 54,9%. Y todo ello, con el precedente de los problemas derivados de la falta de mantenimiento de la AP-9, cuando hace ya varios años los márgenes de la autopista fueron pasto de las llamas, e incluso llegaron a provocar cortes de tráfico en algunos tramos. Ahora el problema son las cabinas de peaje, que ocasionan retenciones kilométricas y desatan las críticas de la Xunta a Fomento, titular del vial.

Actuaciones futuras

De acuerdo con dicha memoria, las aplicaciones a las provisiones de mantenimiento realizadas el año pasado correspondieron, básicamente, a actuaciones en reposición de firmes y estructuras, así como a diversas instalaciones, sin concretar nada más.

Audasa está sujeta al cumplimiento de determinadas obligaciones contractuales, “las cuales se reconocen y valoran según la mejor estimación del desembolso necesario”, mantiene la compañía. Para ello, la concesionaria de la autopista explica en su memoria que “se han determinado aquellas actuaciones futuras a llevar a cabo para mantener la infraestructura en un adecuado estado de uso”. Ahí es donde se ha producido el recorte de casi el 55%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad