Audasa prepara una subida más en el precio de los peajes

stop

La concesionaria reconoce a la CNMV que compensará el descenso de ingresos por los descuentos entre Vigo y Pontevedra con “futuros incrementos de tarifas”

Retenciones en el puente de Rande | EFE

07 de marzo de 2014 (00:32 CET)

La concesionaria de la AP-9, la vía de pago que une Tui con Ferrol, tiene previsto seguir la misma hoja de ruta que la ha llevado a incrementar los precios de los peajes en los tres últimos años. A pesar de la presión que algunos colectivos de usuarios y de la propia Xunta de Galicia, que ha solicitado incluso el traspaso de competencias al Gobierno autonómico, Audasa prepara nuevas subidas de tarifas para compensar la merma de ingresos provocada por el progresivo descenso de tráfico de la AP-9.

La compañía ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la cuenta de resultados del ejercicio 2013 previa a la auditoría que deberá realizar KPMG. El balance forma parte de la información complementaria para el lanzamiento de una emisión de obligaciones, por lo que no cuenta todavía con la rúbrica del auditor, aunque la concesionaria no espera variaciones significativas. Audasa reconoce una caída de los ingresos por peajes de 7 millones respecto al año anterior. Buena parte del descenso se debe a los descuentos aplicados en el peaje entre Vigo y Pontevedra, que rebajaron la recaudación en 2,6 millones de euros. Para compensar este descenso, la concesionaria anuncia nuevas subidas en los peajes. "No obstante" --explica la compañía-- los 2,6 millones que ha dejado de ingresar "serán objeto de reequilibrio económico-financiero mediante incrementos futuros en las tarifas”.

Gana 37,8 millones menos que en 2010


En febrero del año pasado, entró en vigor el convenio firmado por la empresa del grupo Itínere con el Ministerio de Fomento que ofrecía a los usuarios de la AP-9 que realizasen el trayecto entre Pontevedra y Vigo en un mismo día la gratuidad del viaje de vuelta. El acuerdo, que afectaba a los coches ligeros con dispositivo de telepeaje y que se amplió también a los trayectos entre Redondela-Vigo, Vilaboa-Pontevedra y Pontevedra-O Morrazo, alivió el coste de más de 1,4 millones de desplazamientos, según los datos que manejaba en enero el Ministerio de Fomento. Como contrapartida, Audasa dejó de ingresar 2,6 millones en el pago de peajes.

El departamento que dirige Ana Pastor nunca aclaró cómo se compensarían los descuentos y el consecuente bajón en la facturación, pero la concesionaria deja claro en sus cuentas que la solución pasa por aplicar “futuros incrementos de tarifas”. Previsiblemente, estos aumentos se producirán en otros tramos de la AP-9 ya que el convenio actual no será revisado hasta 2016.

La continua bajada de ingresos, dice Audasa en su balance, ha sido parcialmente compensada con el incremento en las tarifas aplicado en enero de 2013, “que fue del 2,9%”. Solo parcialmente, ya que los resultados de la concesionaria siguen en declive. Cerró con un resultado positivo de 29,3 millones, un 5% menos que en 2012 cuando alcanzó los 30,9 millones. Si se compara la cifra con el ejercicio de 2010 la caída es alarmante: gana 37,8 millones menos.

El tráfico de hace una década

En realidad, todo ha ido a peor para la vía que vertebra Galicia de norte a sur. Audasa acaba el año con un fondo de maniobra negativo en 148,2 millones, los ingresos de peaje se redujeron hasta los 125,2 millones, un 5,4% menos, y el tráfico se sitúa ya en cifras próximas a las de hace una década.

Fomento calculó una intensidad media diaria en la AP-9 de 20.158 vehículos, el peor dato desde 2001 cuando circulaban al día por la autopista de peaje 19.904. La concesionaria reconoce el nuevo descenso del tráfico que cifra en el 6,43% y achaca a la “crisis económica”.

Fondos para obras y deuda

Esta información forma parte del folleto de emisión remitido por la concesionaria a la CNMV en el que sienta las bases para la suscripción de obligaciones de 195,8 millones de euros, ampliables hasta 400 millones. Con esta emisión, la empresa activa la captación de fondos para acometer la ampliación del puente de Rande, además de la construcción de nuevos carriles en el tramo enlace de Cangas-enlace de Teis, y la ampliación de carriles de la AP-9 a su paso por Santiago de Compostela. Son dos de los puntos con mayor intensidad de vehículos.

Además, explica la concesionaria, la emisión permitirá a la compañía hacer frente al vencimiento de una emisión de obligaciones similar a la que ahora activa. Se realizó en 2004 por valor de 134,6 millones que deben abonarse el 8 de junio de este año. Los bonos emitidos por Audasa ofrecen una rentabilidad de hasta un 6,23% y cuentan con la garantía solidaria de la matriz de Audasa, ENA Infraestructuras. Ninguna agencia de calificación evalúa, actualmente, la solvencia de ENA o de la concesionaria de la AP-9.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad