Imagen de archivo del interior de las instalaciones de Thune Eureka

Thune Eureka: la semilla noruega que da alas a la industria 4.0

La compañía vilagarciana, que el año pasado sopló las 45 velas, exporta casi el 90% de su maquinaria al sector naval, papelero y petrolero de medio mundo

La exportación no solo ha sido el salvavidas para aquellas empresas gallegas que veían cómo la crisis asestaba un golpe a sus ventas en España. El mercado exterior también supone el primer destino para la producción de algunas de las firmas más destacadas del panorama empresarial gallego. En este grupo se encuentra la vilagarciana Thune Eureka.

La compañía, especializada en la fabricación de bienes de equipo (maquinaria) obtiene casi el 90% de sus ingresos de fuera de nuestras fronteras. Sus raíces con el mercado exterior se remontan a su propia fundación. La compañía lleva asentada desde el año 1973 en el polígono industrial de Bamio. Fue entonces cuando la firma noruega Kvaerner Eureka escogió a Galicia como el destino de su primera fábrica lejos de tierra escandinava.

De los barcos al papel

Inicialmente denominada Thune Eureka Española, la compañía nació con el objetivo de fabricar bombas y equipos para embarcaciones. Sin embargo, en sus 45 años de historia la firma vilagarciana ha sufrido una profunda transformación, tanto en tamaño como en su propio accionariado.

Y es que la compañía, que desde el año 2003 está en manos de un grupo de trabajadores de Eureka Global que decidieron comprar la compañía a su dueña noruega, se ha expandido hasta el punto de proveer maquinaria a todo tipo de sectores. Desde la industria papelera hasta la pesca pasando por la petrolera.

Ampliación de instalaciones

Thune Eureka dio un espaldarazo a su planta hace cinco años. La compañía invirtió dos millones de euros en la ampliación de sus instalaciones en las que emplea a más de medio centenar de trabajadores.

La firma gallega ocupa una parcela de 30.000 metros cuadrados -6.000 de ellos cubiertos-, desde la que produce bombas para barcos, prensas para la industria del papel, armarios de congelación y maquinaria para la industria del petróleo, un sector en el que ha irrumpido con fuerza en los últimos años y que le ha permitido elevar los ingresos de la compañía de los 6,1 millones de euros con los que cerró 2016 a los 7,17 millones de 2017.

De Navantia a Babcock

La cartera de clientes de Thune Eureka está compuesta, fundamentalmente, por firmas extranjeras, pero en esta lista figuran también algunas firmas con presencia destacada en Galicia. Es el caso de Navantia, con astilleros en Ferrol y Fene, o Babcock, socia de la Xunta en el aeródromo de Rozas (Lugo).

Thune Eureka está homologada como proveedor de ambas y, además, gigantes como la ingeniera alemana Voith le encargan a la firma vilagarciana las máquinas que luego distribuye entre sus clientes.

En este sentido, su apuesta por el I+D+i y por nuevas tecnologías como el el software de diseño 3D le permiten mantenerse como como una de las firmas de referencia para el sector industrial de medio mundo.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad