Vista interior de las instalaciones de Integasa

Integasa: las refinerías como trampolín para su aventura exterior

La firma con sede en Mos, que nació al calor de la industria naval, se vuelca en el mercado exterior con sus contratos para refinerías y centrales nucleares

Para la viguesa Industrias Técnicas de Galicia (Integasa) la innovación y la búsqueda de nuevos nichos de negocio le viene ya en el ADN. La compañía arrancó su actividad hace 46 años centrada en suministrar equipamiento adaptado al sector naval. Sin embargo, ahora, casi medio siglo después, se consolida como uno de los principales fabricantes de intercambiadores de calor y recipientes a presión de España y con una cartera de clientes diversificada tanto por actividad como por geografía.

Y es que Integasa fue la primera pyme gallega en lograr el sello de calidad 'U' de la American Society of Mechanical Engineers. Esta certificación abrió las puertas del mercado americano, canadiense y asiático a la maquinaria que fabrica en sus instalaciones de Mos, que fueron ampliadas hace solo cuatro años para dar salida a su oleada de pedidos.

Desde su nueva nave gestiona los encargos que le llegan de los sectores químico, petroquímico y nuclear desde, principalmente Oriente Medio. Entre ellos, la fabricación de varios intercambiadores de calor para una planta petrolífera en Catar, así como equipos para plataformas offshore de la petrolera británica BP, enfriadores de helio para Catar o intercambiadores para dos plantas nucleares en Bélgica.

Más de seis millones de facturación

La compañía ha logrado expandirse hasta llegar a contar con una oficina técnica en Países Bajos, superar el medio centenar de empleados e instalar su cifra de negocio en los 6,5 millones de euros al cierre de 2018. Se trata de un crecimiento del 20% respecto a 2017 y consolidar su beneficio neto en los 664.000 euros.

La compañía, que obtiene más de tres cuatras partes de su facturación en el extranjero, ha realizado encargos para refinerías como la de Cepsa en Huelva, la de Repsol en Tarragona y ha participado en proyectos pioneros. Y es que Integasa cerró un pedido de 24 recipientes para el ITER, el mayor experimento de fusión nuclear del mundo. Se trata de un complejo milmillonario instalado en la localidad francesa de Cadarache y que tiene como objetivo desarrollar una fuente de energía segura, ilimitada y más sostenible.

[elated:2]

No es el único proyecto disruptivo en el que Integasa deja su sello. La compañía capitaneada por Juan Carlos Rodríguez Macías también ha impulsado el proyecto Energynav. Con él se crea una máquina capaz de convertir en electricidad el calor residual que desprende el motor de los barcos, que permite mejorar en un 10% la eficiencia energética de los buques.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad