Jacobo Cruces, Carme Pampín y Julie Masse, directora comercial y responsable del centro de I+D+i de GalChimia en Barcelona

GalChimia, de la universidad a las multinacionales

Una spin-off de la Universidade de Santiago se convierte en un referente gallego de retención de talento y en un operador global en el sector bioquímico

En dos décadas, GalChimia se ha convertido en uno de los principales referentes de I+D en Galicia. Nació en 2001 en la Universidade de Santiago, cuando Carme Pampín y Jacobo Cruces estaban realizando su doctorado en el departamento de Química Orgánica. El profesor Gabriel Tojo detecta una oportunidad profesional en la elaboración de productos químicos y con otro profesor, Ramón Estévez, y los dos doctorandos impulsan el proyecto de GalChimia.

La spin-off de la USC echa a andar con el respaldo de Unirisco y en dos décadas alcanza los 50 empleados, los tres millones de facturación y se posiciona internacionalmente como proveedor de grandes corporaciones. En la cartera de clientes de la empresa con base en O Pino (A Coruña) están Almirall, HQL Pharmaceuticals, Esteve, Neuron Bio, Palau Pharma o Vivacell.

Plan de inversiones

A día de hoy, Carme Pampín es la presidenta de Bioga, el clúster que integra la cadena de valor del sector biotecnológico en Galicia, y Galchimia es un referente en esta área, ampliando su actividad desde el sector farmacéutico a la industria química y biotecnológica. El 40% de sus ingresos proceden de mercados internacionales.

La empresa tiene en marcha un plan de inversiones hasta 2021 que destinará tres millones a mejorar infraestructuras. Uno de los primeros pasos fue ampliar su centro de I+D+I en el Parc Científic de Barcelona en 2019, que daba respuesta al incremento de la demanda en España y a nivel internacional que experimentaba Galchimia. “Esperamos fortalecer nuestra capacidad tecnológica e innovadora para mantenernos en la vanguardia de la investigación química”, señalaba entonces Carme Pampín.

La investigación como razón de ser

La investigación es la razón de ser de la empresa, germen de su nacimiento y de su actividad. En febrero presentó los resultados del proyecto Biogreen, para el desarrollo de una biorrefinería verde enfocada al tratamiento de residuos agrícolas excedentarios y la obtención de energía y bioproductos en entornos agroindustriales.

En el proyecto participaron Norvento, Agroamb Prodalt, Syspro e Idener, así como con los centros tecnológicos AINIA y CETIM.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad