Imagen de trabajadores de Lugar da Veiga

Daveiga resucita las galletas de los exploradores con acento gallego

La compañía con sede en Chantada produce cada día una 500.000 galletas marinerasen las que mezcla tradición con sus línea de productos 'bio'

Lugar da Veiga cumple su quince aniversario en este 2020 con el objetivo de romper la barrera de los cinco millones de euros de facturación. La empresa con sede en Chantada ha rescatado una receta empleada más de cinco siglos atrás para revitalizarla y convertirla en un nuevo top ventas.

Se trata de las galletas marineras, empleadas durante siglos para largas travesías en el mar gracias a su larga conservación. Con su doble horneado, estas galletas perdían prácticamente toda su humedad, lo que que permitía elevar su durabilidad.

Ahora, sin tales constricciones a la hora de conservar estos alimentos, Daveiga ha logrado posicionar estas galletas como uno de los snack más demandados para la elaboración de canapés. Tanto es así que el propio Financial Times incluyó a la compañía lucense en un ranking de las empresa que mayor crecimiento registraron entre los años 2014 y 2017.

Lugar da Veiga ya emplea a cerca de 60 personas en su factoría de Chantada, de la que cada día salen cada día unas 500.000 galletas para venderse en los supermercados gallegos. Allí aplica su modelo de producción responsable por partida doble. Y es que, por un lado el proyecto está caracterizado por el hecho de que parte de sus empleados cuentan con participaciones en la propia empresa. A ello se suma el compromiso de la empresa de rechazar todo tipo de aditivos, conservantes o alimentos manipulados genéticamente para imprimir su sello artesanal.

Hacer lo de siempre, como nunca

Lugar da Veiga hunde sus raíces en la tradición de los hornos como los que Felipe II ordenó construir en la localidad ferrolana de Neda para abastecer a la Armada española, cuyos barcos zarpaban de la costa gallega para dirigirse a Inglaterra con el objetivo de invadir el país.

Pero esta apuesta por lo tradicional y lo artesanal no impide que la compañía se haya hecho fuerte atendiendo a las nuevas preferencias de los consumidores. Y es que en su catálogo de productos figuran las tradicionales galletas marineras con aceite de oliva, pero también las marineras con semillas de quinoa, semillas de chía, así como galletas a base de espelta o sus especiales para canapés con algas wakame.

Esta apuesta por seguir innovando y por diferenciarse del resto de empresas del sector se verá reforzada con la dotación de un obrador inteligente, con la que la empresa se zambulle de lleno en la industria 4.0.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad