La sede de la compañía en Ponte de Outeiro (Castro de Rei)

Agroamb Prodalt da alas a la economía circular

La compañía chairega cumple 20 años como pionera de la economía circular al revalorizar residuos industriales para uso agrícola

Cuando Agroamb Prodalt arrancó su actividad en el 2000, el concepto de economía circular era casi desconocido para el gran público. La compañía, que afronta su vigésimo año de andadura, fue pionera en la aplicación de esta fórmula a partir de la cual ha construido un grupo que ya factura casi seis millones de euros al año con la mirada puesta en el sector agrícola.

La compañía, que hunde sus raíces en la Terra Chá, centra su actividad en buscar un uso para los residuos industriales que se generan en la comunidad. Desde lodos de depuradora de estaciones de aguas residuales hasta estiércolas y cenizas de combustión maderera pasan por su planta de Ponte de Outeiro (Castro de Rei) donde son transformadas en fertilizantes de calidad para las explotaciones agrícolas.

Un veterinario pionero

Agroamb Prodalt fue la primera empresa gallega en recibir la autorización para gestionar y revalorizar residuos orgánicos de este tipo. Fue el espaldarazo al proyecto de Severiano Ónega, actual responsable de la empresa. Veterinario de profesión, fue capaz ver la capacidad de reaprovechamiento de estos residuos para buscarles un uso en el sector primario.

Desde entonces la compañía no ha dejado de crecer hasta abarcar distintas fases. Desde el procesamiento de los residuos para producir sus 15 tipos de fertilizantes que tiene inscritos en el Registro de Productos Fertilizantes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente hasta el asesoramiento y recogida y transporte de residuos.

El reconocimiento

Agroamb Prodalt ha logrado abrirse paso por un camino antes inexplorado. Este papel de precursora le ha permitido ganarse el reconocimiento en diferentes ámbitos. Uno de ellos es su cuenta de resultados.

La compañía cerró 2017 (últimas cuentas disponibles) con una facturación de 5,85 millones de euros, un resultado de explotación de 423.700 euros y un beneficio neto de 111.108 euros. Unas cifras que encumbran a la única compañía gallega que ha logrado formar parte del comité ejecutivo del Pacto Mundial de Naciones Unidas gracias a su impulso a la economía circular. Su último galardón ha sido el XVI Premio Aresa al Desarrollo Rural, que se suma a los premios pyme 2017 en la categoría de Medio Ambiente.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad