Asturias, como Corcoesto: la minera Asturgold demanda por 8,5 millones al Principado

stop

La multinacional canadiense reclama en los tribunales la devolución de su inversión en un proyecto para extraer oro que se canceló

en A Coruña, 13 de noviembre de 2015 (03:04 CET)

Dos multinacionales canadienses, dos proyectos mineros y dos demandas millonarias contra las arcas públicas. Los paralelismos entre la explotación aurífera de Salave y la mina de oro de Corcoesto son más que evidentes. La filial asturiana de Astur Gold ha demandado por más de 8,5 millones de euros al Principado por negar la autorización para su proyecto minero.

La empresa ya había anunciado el pasado mes de abril que iba a presentar un escrito de denuncia ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias contra la decisión adoptada el 10 de febrero por la Consejería de Economía y Empleo por la que se echó abajo el proyecto para explotar mediante una galería subterránea el yacimiento aurífero. Fue el mismo procedimiento que siguió Mineira de Corocesto al quedar cancelada su explotación en Bergantiños y que ahora ha derivado en un pleito internacional.

Reclamación de las inversiones

La Xunta tumbó el proyecto al no cumplir la empresa con las condiciones de solvencia que exigió el Gobierno gallego, que había aprobado la Declaración de Impacto Ambiental. En el caso de Asturias, la situación es distinta. El Gobierno del Principado se basó en los estudios e informes negativos que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico había realizado sobre el plan de Astur Gold y que establecían que los usos de la mina harían que el agua utilizada no cumpliese con los estándares de calidad.

La compañía respondió con una denuncia que acompañaba un informe de auditoría que fija en 8,59 millones de euros los gastos que ha tenido Astur Gold en Salave desde la adquisición de Astur Oro en 2010. En el caso de Mineira de Corcoesto, cifró la inversión en alrededor de 20 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad