Así pagan menos impuestos las grandes fortunas gallegas

stop

Los propietarios de Jealsa, Megasa, Inditex, Rosp Corunna y Cortizo, entre otras, recurren a sofisticadas estructuras para rebajar su factura fiscal

Amancio Ortega, Sandra Ortega, José Manuel Cortizo y Jesús Alonso

30 de enero de 2014 (21:48 CET)

Los técnicos de Hacienda han puesto el dedo en la llaga de la economía sumergida, que en Galicia se sitúa en el 25,6% del PIB, con más de 14.100 millones de euros. La suya es una batalla contra el dinero negro que tiene otra "cara b", la que representan las grandes fortunas, abonadas a contar entre sus equipos con toda una infantería de asesores, muchos de ellos inspectores fiscales en excedencia, dedicados a rebajar su factura tributaria. Grupos como Inditex, Jealsa, Rosp Corunna, Megasa y Aluminios Cortizo representan ejemplos de esa nómina de grandes empresas que optimizan, como suelen decir eufemísticamente, el pago de impuestos.

A las socorridas sociedades de inversión en capital variable (sicavs), a las que tan habituales son grandes patrimonios como Amancio y Sandra Ortega, Manuel y Felipa Jove, José María Castellano, José Manuel Fernández Loureda o las familias Calvo y Fontenla, se suma otra dinámica que también tiene en el Impuesto de Sociedades, el que grava los beneficios empresariales, su caballo de batalla. Son las bases imponibles negativas incorporadas a dicho tributo, como si de una desgravación al uso se tratase, las que llevan a grandes empresas a declarar un beneficio negativo a efectos fiscales, aunque sus resultados sean positivos. Gracias a ello, no pagan Impuesto de Sociedades o lo reducen sensiblemente. En el caso de los grupos que tienen presencia multinacional, la triangulación de las reinversiones, a través de plazas de baja tributación como Holanda o Irlanda, provoca que no paguen determinados impuestos en España.

Para todos los gustos

La primera conservera gallega, Jealsa, procedió el año pasado a aglutinar varias participaciones en la sociedad holding del grupo, domiciliada en Holanda. Se trata de Sant Yago Holding BV, empleada, como en los casos de grandes corporaciones, para canalizar las inversiones de la red exterior de filiales del grupo conservero. Holanda, muy utilizada por grandes empresas, caso de Inditex, encabeza el ranking de los flujos de capital de todo el mundo junto con Irlanda, Luxemburgo y Suiza, según un informe del Instituto de Comercio Exterior (ICEX).

El sistema holandés resulta especialmente atractivo “para sociedades holding, lo que otorga a las multinacionales internacionales muchas ventajas mientras que no les exige reales obligaciones”, dice el informe. Además de los tratados de doble imposición, Holanda cuenta con el llamado “privilegio de filiación” para este tipo de sociedades, que les permite eximirse del pago por los dividendos y ganancias que les reporten sus filiales, siempre que se tenga una participación mínima en la filial del 5%.

En los últimos años, Inditex ha reforzado su estructura fiscal en Suiza frente a Holanda. De acuerdo con las memorias anuales del grupo textil, la apuesta exterior de sociedades de cartera, holdings y centrales de compra ha gravitado desde Holanda hacia Suiza, donde la compañía tiene hasta tres firmas de este tipo, al margen de las dedicadas a la comercialización y distribución.

Holanda y Suiza

ITX Holding, ITX Trading y Tempe Trading son las sociedades de cartera y centrales de compras sobre las que pivota la estructura de Inditex en Suiza, mintras que en Holanda, aunque con menor presencia que hace tres años, mantiene el grueso de sus sociedades holding internacionales, bajo la denominación genérica de BV.

En Holanda grupos como Inditex o Jealsa logran un mejor tratamiento fiscal para las plusvalías y, sobre todo de los dividendos procedentes de sus filiales en otras latitudes, al tiempo que establecen su reinversión a coste fiscal prácticamente nulo. Friburgo --donde están domiciliadas las participadas helvéticas del grupo de Amancio Ortega-- ofrece posibilidades de exención fiscal que pueden llegar al 100% durante diez años para las empresas con alto valor añadido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad