Movilización de los trabajadores de Alcoa en A Coruña en protesta contra el cierre de la fábrica anunciado por la multinacional / Cabalar (EFE)
stop

Alcoa se beneficia de las ventajas fiscales de las 'etve', auténticas sicavs para multinacionales, y maneja desde España su grupo en Europa y Oriente Medio

X.R.M.

Movilización de los trabajadores de Alcoa en A Coruña en protesta contra el cierre de la fábrica anunciado por la multinacional / Cabalar (EFE)

en A Coruña, 23 de octubre de 2018 (05:00 CET)

Alcoa no solamente paga la energía más barata en España. También su factura fiscal es reducida. Y todo ello gracias a las ventajas tributarias establecidas para captar inversiones extranjeras. Alcoa, que ahora anuncia el cierre en A Coruña y Avilés, se beneficia desde hace años de las ventajas fiscales de las denominadas entidades de tenencia de valores extranjeraos (etve), una figura tributaria similar a lo que podrían ser las sicavs pero para multinacionales, y controla desde España todo su holding en Europa y Oriente Medio.

De Alcoa Inversiones España SL no solo dependen las plantas de A Coruña y Avilés, que son filiales constituidas como sociedades limitadas, así como las de San Cibrao (Aluminio Español SA y Alúmina Española SA). También una treintena de firmas repartidas por medio mundo. Desde hace años, de la sociedad holding en Madrid cuelga una nutrida familia, que se corresponde con la presencia de la compañía norteamericana por Europa, Oriente Medio y hasta Brasil y Rusia.

Una treintena de filiales desde Madrid

Tradicionalmente, la presencia de Alcoa, por ejemplo, en países como Turquía, Arabia Saudí, Egipto, Hungría, Alemania, Irlanda, República Checa, Italia, Marruecos o Rusia ha pivotado sobre la holding madrileña. ¿Por qué? Ahorros fiscales. Así lo admite la compañía en su propia memoria.

"Entre los principales factores y objetivos que sustenta y persigue el proceso de reorganización", dice la compañía, "se encuentra la optimización financiero-fiscal de los flujos de caja generados por las sociedades del Grupo Alcoa en Europa", según suele apuntar en su memoria para explicar la estructura de la etve española.

La "optimización" fiscal de Alcoa

Todo este entramado permite a Alcoa "optimizar los dividendos distribuidos y los préstamos entre sociedades". Así lo aseguran sus administradores. La estructura europea, con la utilización de sociedades holding españolas, explica el grupo, "permite el uso de fondos generados en España y en sus subsidiarias para la financiación de nuevas adquisiciones en Europa, sin necesidad de repatriar los fondos a la sociedad matriz, creando de esta forma una estructura financiera más eficiente para el grupo".

Alcoa ha recurrido a lo que ya hicieron en su día grandes grupos como Cimpor o Pemex, que también controlan una pléyade de participadas desde España, o el propio Banesco, del propietario de Abanca, Juan Carlos Escotet.

Una reciente sentencia de la Audiencia Nacional que condena a Alcoa por fraude en el Impuesto de Sociedades (pagará 50 millones, como mucho, tras una demanda de Hacienda que le reclamaba hasta 240) permite reconstruir la estructura fiscal de las etve del grupo.

Lo que dice la Audiencia Nacional

Alcoa Inversiones España SL cambió en 2003 su estructura para convertirse en una sociedad tenedora de las participaciones del grupo, acogiéndose al régimen de las entidades de tenencia de valores extranjeros.

El grupo concentró en la entidad española todas las inversiones de Europa y parte de otros continentes, para aprovechar las ventajas de las etve, recoge la sentencia. Así, explica que "la adquisición de sociedades del grupo, tanto españolas como extranjeras, se financiaron, generalmente, con préstamos aportados por sociedades del grupo residentes en otros estados con una fiscalidad más reducida, de tal suerte que los gastos financieros devengados en España se deducían de la base imponible del Impuesto sobre Sociedades al tipo del 35% (32,5%), y esas mismas cantidades serían trasladas en esos países de forma más favorable".

Alcoa Inversiones España SL depende a su vez al 100% de otra sociedad del grupo domiciliada en Luxemburgo, denominada Alcoa Luxembourg SARL.  Desde hace años, las etve están en el punto de mira de los inspectores fiscales, por considerarlas un auténtico coladero de impuestos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad