José Antonio Castro Sousa (Hesperia), junto a Tino Fernández (Altia) y Amancio Ortega (Inditex)

Así calcula Forbes la fortuna de los grandes empresarios gallegos

Forbes recurre a la bolsa y a los fondos propios de las compañías para calcular las fortunas de Amancio Ortega, Castro Sousa o Tino Fernández

La lista Forbes vuelve a encumbrar a los Ortega (el fundador de Inditex, Amancio, y su hija Sandra) como las mayores fortunas de España en un 2019 marcado por la recuperación en bolsa de la multinacional textil con sede en Arteixo, que ha subido un 21% en lo que va de ejercicio.

El cálculo de estas fortunas, basadas en buena medida en un único activo (las acciones de Inditex), al que el mercado pone su particular precio en la Bolsa de Madrid, resulta más sencillo para Forbes que el del grueso de grandes empresarios gallegos. En estos casos, la publicación multiplica el precio de las acciones de esta compañía por el número de títulos que se poseen.

Por ejemplo, en el caso de Amancio Ortega, propietario de 1.847,9 millones de acciones de Inditex, que cotizan a un precio de 28,48 euros cada una se le atribuye una fortuna de 52.627 millones de euros solo por su participación en Inditex. Una métrica que se puede utilizar para calcular la fortuna de otros propietarios de cotizadas gallegas como José María Fernández de Sousa (Pharma Mar), Jacinto Rey (San José), Adolfo Domínguez o el propio Tino Fernández (Altia), al que la publicación le dedica un artículo.

El 'escaparate' de Amancio Ortega y Pontegadea

Pero el cálculo se complica cuando en la fortuna de Amancio Ortega se pasa a contabilizar también la de su hólding: Pontegadea. El fundador de Inditex controla a través de esta sociedad un imperio inmobiliario de más de 10.000 millones de euros, pero al no cotizar en bolsa, Forbes tiene que tirar de calculadora y emplear su propio criterio.

En concreto, Forbes calcula el valor contable (patrimonio neto) de esta sociedad (en este caso solo de su división inmobiliaria para evitar solapamientos) y les aplica un coeficiente. Este múltiplo se corresponde con la ratio entre la valoración en bolsa media de las empresas del sector y su patrimonio neto. Por ejemplo, si las empresas del sector inmobiliario cotizan en bolsa un 10% por encima del valor que se desprende de su balance, la publicación multiplica entonces por 1,1 el valor de esta sociedad para sacar el que sería su hipotético valor de mercado.

El caso de Sandra Ortega

Forbes se nutre de los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y del Registro Mercantil para elaborar una lista en la que, por el contrario, se quedan fuera otras propiedades de los grandes empresarios gallegos, como los inmuebles que controlan a título particular (no bajo sociedades), sus vehículos, su dinero en cuentas corrientes (no así el de sus sicav, que sí se refleja) o sus joyas. También quedan al margen de la ecuación sus pasivos en otras firmas patrimoniales a través de las cuales articulan sus inversiones.

En el caso de Sandra Ortega se suman las valoraciones de tres fuentes principales. Por un lado, la valoración de su participación del 5% tanto en Inditex como en Pharma Mar, dos empresas que cotizan en bolsa. Por otro, Room Mate y las distintas sociedades con distinto apellido pero que comparten nombre (Ferrado), a través de las cuales articula sus inversiones inmobiliarias, a las que se suma el patrimonio de Soandres, la sicav de la primogénita del fundador de Inditex.

De Isabel Castelo a Castro Sousa

El clan Ortega ocupa los dos primeros peldaños de esta lista que ahora ya no agrupa las fortunas familiares en un movimiento que deja fuera del top a los Domínguez (Adolfo Domínguez y Textil Lonia) como a los Freire (Megasa)

Sí figuran por el contrario la presidenta de Seguros Ocaso, Isabel Castelo, que ocupa el puesto número 69 con una fortuna valorada en 400 millones de euros, Luis Fernández Somoza, expropietario de Azkar (375 millones de euros) Manuel Añón (Hierros Añón), con un patrimonio cifrado en 160 millones de euros, y José Antonio Castro Sousa, propietario de Hesperia y al que en los 150 millones de euros que se le calcula de riqueza ya no se le contabiliza su participación en NH, con la que rompió su alianza. 

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad