Terrenos de la Mina de A Penouta, de la que Strategic Minerals Spain pretende extraer tantalio, estaño y niobio

Arranca la primera gran mina de coltán en Galicia

stop

Strategic Minerals Spain explota la mina de A Penouta, en Viana do Bolo, de la que extrae el tantalio y el niobio que se encuentran en el polémico coltán

A Coruña, 16 de marzo de 2018 (04:55 CET)

Galicia se ha colado en el mapa mundial del coltán, un componente fundamental para la fabricación de teléfonos móviles, ordenadores, videojuegos, armas inteligentes y otros componentes de alta tecnología. La empresa Strategic Minerals Spain lleva desde el pasado otoño extrayendo de la mina de A Penouta, en el concello ourensano de Viana do Bolo, estaño y dos metales raros que forman este codiciado elemento: el tantalio y el niobio.

Esta compañía, con sede en el madrileño Paseo de Recoletos, invirtió cerca de 10 millones de euros en revivir la antigua mina, clausurada en 1985. En el año 2011 inició las prospecciones del yacimiento, que cuenta con unas reservas aproximadas de 12 millones de toneladas, y del que tiene la ventaja añadida de que también se pueden extraer otros minerales como subproductos, tales como arcillas, cuarzo o feldespato.

Tanto al niobio (Nb) como al Tantalio (Ta), los metales que de ella se extraen, se les considera metales raros por su escasa abundancia en la naturaleza. En África, su obtención está asociada a conflictos bélicos, condiciones laborales infrahumanas y desastres medioambientales. Sin embargo, en A Penouta su extracción es bien distinta: en la mina ourensana lo que se hace es valorizar un residuo

Proceso limpio

La actividad de Strategic Minerals en esta primera fase consiste en reprocesar los materiales que a lo largo de las anteriores épocas de explotación se fueron depositando en las balsas de decantación como residuos mineros que ahora no son tal. Será, además, un proceso mecánico en el que no se emplearán productos químicos ni se generarán residuos nocivos para el medio ambiente, apuntan desde la compañía. Todo lo contrario. Retirarán mucho material inerte y contribuirán a la regeneración ambiental del terreno de la antigua mina.

Esta circunstancia es uno de los motivos por los que la puesta en marcha de la explotación no encontró ningún tipo de rechazo social. También ha contribuido el hecho de que el Concello de Viana do Bolo, gobernado por Secundino Fernández (BNG), alcanzase en 2016 un acuerdo con la minera para, en igualdad de condiciones, primar las contrataciones de los vecinos de la villa.

Como explica el regidor a Economía Digital, “es una suerte para Viana que esta mina exista y que se aproveche en estas condiciones”. Reconoce que el inicio de la actividad, con medio centenar de puestos de trabajo directos y otros muchos indirectos, ha dotado de mayor dinamismo al comercio local, y sus efectos también se han podido notar en la mejora de la calidad de vida de sus vecinos.

En cualquier caso, Fernández afirma que la mina “tampoco es la solución a todos los problemas de la zona”. Desde el Concello intentará promover “otras expectativas laborales vinculadas al ámbito rural” con el objetivo de fijar población en el rural, aunque, como no podía ser de otra manera, también desea que la actividad en A Penouta “vaya a más y genere más puestos de trabajo”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad