Antón Arias, el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, junto a Jorge Cebreiros y José Manuel Pérez Canal / EFE

Arias matiza su postura sobre Cataluña sin frenar la revuelta en la patronal

stop

El presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia dice que habló a título personal; en Pontevedra consideran insatisfactorias sus explicaciones

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Antón Arias, el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, junto a Jorge Cebreiros y José Manuel Pérez Canal / EFE

en A Coruña, 16 de octubre de 2017 (06:00 CET)

La tensión interna se ha instalado desde hace tiempo en la Confederación de Empresarios de Galicia, una institución que sufre tanto por su situación económica como por las discrepancias entre sus integrantes. Lo sabe Antón Arias, que se hizo con la presidencia con una fuerte oposición en el sur de Galicia y tras un extraño movimiento en el que A Coruña rechazó la posibilidad de lanzar un candidato de consenso y pactó con Lugo dar apoyo al empresario de su confederación.

Tan controvertido arranque de mandato ha tenido solución de continuidad en su controversia en dos episodios. El primero lo superó Arias sin grandes apuros pero generando malestar, cuando criticó la reforma laboral por el tipo de trabajo, a su juicio precario, y sueldos, a su entender bajos, que está creando. El segundo, sin embargo, amenaza con complicársele más de lo esperado.

Opinión personal sobre Cataluña

El presidente de la patronal matizó este domingo sus palabras sobre el conflicto independentista en Cataluña. El empresario abogó en una entrevista en Radio Galega por realizar una consulta pactada y con garantías para solucionar la disputa. Dijo, concretamente, que no vería mal esta propuesta.

Este domingo y tras críticas de las provinciales de Ourense y Pontevedra, Arias matizó sus palabras. Señaló que se trataba de “una opinión personal” y no “institucional”. "A veces no escucharnos tiene riesgos de mala interpretación. Hice declaraciones a una pregunta que se me hizo a nivel personal. En esa respuesta maticé que estaba hablando a nivel personal", manifestó en declaraciones a Radio Nacional.

En este sentido, indicó que la CEG, como institución, "hizo una declaración pública" días antes del 1 de octubre en la que pedía "respeto a la legalidad" y, asimismo, "abrir un diálogo" para tratar de reconducir la situación.

"En esa declaración dije que la República Catalana era inviable, era ilegal. Dije simplemente que me parecía que el tema estaba tan polarizado que si no se abría el diálogo y no se buscaba una salida se podría enquistar”, concluyó.

Las patronales del sur siguen enfadadas

Esta explicación no satisface del todo a las patronales del sur. En la Confederación de Empresarios de Pontevedra indicaban horas después de la intervención de Arias que “no daban por buena” la matización. “¿Permitiríamos que un presidente del Gobierno o de la Xunta se manifestase a título personal?”, se preguntaban en la patronal provincial.

Desde la institución aseguran que estudiarán este lunes las declaraciones del presidente de la CEG para decidir qué pasos seguir, entre los que podrían estar pedir formalmente una rectificación o incluso la dimisión.

No se puede despreciar el efecto en la economía y en las empresas que está generando el proceso independentista. Unos días después de sus declaraciones, nos enteramos que 540 empresas han abandonado Cataluña en cinco días, que las ventas de algunos productos catalanes han bajado entre el 25% y el 70% y que el sector turístico está sufriendo cancelaciones de reservas, vuelos y cruceros”, exponen en la CEP, donde también critican que Arias vaya “en línea absolutamente contraria a CEOE, CEPYME, Foment y las confederaciones gallegasen línea absolutamente contraria a CEOE, CEPYME, Foment y las confederaciones gallegas”.

“No parece ser un comportamiento empresarial muy solidario con nuestras pymes catalanas amigas”, concluyen.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad