Argentina expulsó a los directivos de Repsol “por el bien de los accionistas” 

stop

Kichner contesta a Brufau que no pagará los 10.500 millones que pide Repsol por la participación en YPF. El Gobierno argentino asegura que “había que actuar muy rápidamente” para proteger a los inversores de YPF 

El presidente de Repsol, Antonio Brufau

17 de abril de 2012 (20:49 CET)

Argentina insiste en que las informaciones que se publican en España relativas a la expropiación de YPF son “exageradas” y que, por ejemplo, la supuesta expulsión de los directivos españoles de la sede de la petrolera en Buenos Aires se hizo con el objetivo de “resguardar los intereses de los accionistas”. Oficialmente, además, ha contestado a Antoni Brufau, que no pagará los 10.500 millones de dólares que pide la petrolera española por su participación en la firma argentina.

Para el entorno de la presidenta Fernández de Kirchner las informaciones que se están publicando en España se están descontextualizando. Citan como ejemplo la expulsión de los directivos de Repsol. No hubo ninguna mala fe en esta acción, según su versión. “Lo único que pasaba era que había que actuar con rapidez y determinación para salvaguardar en todo momento los intereses de los accionistas”, comentaron a Economía Digital.

“Había que actuar muy rápido”

El incidente en la sede de la petrolera tuvo lugar tan sólo unos minutos después de que Kirchner anunciara por televisión la intervención inmediata de YPF y el envío al Congreso de un proyecto de ley para la expropiación del 51% de la empresa, participada en un 57% por Repsol.

“El anuncio ya se había hecho y el texto aún debía debatirse en el Congreso por lo que, lo único que se hizo fue enviar a cargos del Gobierno con un notario para saber qué es lo que hay dentro de la sede y qué es lo que uno se lleva, para que no haya ningún tipo de problema con los accionistas de la empresa en un futuro. No hay ninguna inseguridad jurídica en esta acción”.

Lectura errónea


“No entendemos la lectura que se está haciendo desde España, aquí no hay ninguna pretensión chovinista ni chavista. De hecho, Repsol YPF está registrada aquí como argentina, en términos estrictos no es española”, argumenta.

“Argentina vive, en gran medida, de la producción agrícola, para la que necesitamos gasóleo. Sin embargo, Repsol siempre aplicó todos sus esfuerzos a las gasolinas, por lo que nosotros teníamos que ir a buscar el producto fuera, encareciendo el precio. Esto es irracional y por eso se ha hecho lo que se ha hecho, no hay nada más”, pone como ejemplo este cargo, de padres gallegos.

Empresariado gallego

Mientras esto ocurre en Argentina, en Galicia, la Confederación de Empresarios ha emitido un comunicado condenando la expropiación de YPF. La CEG lamenta el hecho pero manifiesta que “a pesar de su calado, esta medida no debería incidir en el resto de inversiones a cargo de empresas españolas y, en particular, gallegas establecidas en este país”. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad