Residuos en una planta de tratamiento como la que la empresa Gesmaga prevé levantar en Arteixo

Arco Iris contra un vertedero de residuos industriales pegado a Arteixo

stop

El grupo ecologista amenaza con solicitar la anulación de la Reserva de la Biosfera si Xunta y Concello siguen adelante con la instalación del vertedero

Economía Digital Galicia

Residuos en una planta de tratamiento como la que la empresa Gesmaga prevé levantar en Arteixo

A Coruña, 24 de agosto de 2017 (05:34 CET)

Arteixo podría contar en los próximos meses con un vertedero de residuos industriales en el límite con el municipio de A Coruña, en una zona degradada pero bastante próxima a zonas pobladas. Por este motivo, la Asociación Ecologista Arco Iris ha decidido pasar a la acción y presentar alegaciones al proyecto con la intención de que Xunta y Concello paralicen su tramitación.

En el documento remitido al Ejecutivo autonómico, el colectivo ecologista advierte de la “especial gravedad” del emplazamiento escogido por la empresa Gesmaga S.L. para levantar el “mega-vertedero” por su cercanía a grandes núcleos de población y por tratarse de una zona ya excesivamente contaminada por múltiples industrias. En este sentido, reprocha al Concello de Arteixo que se escude precisamente en el hecho de que sea una zona degradada para justificar la idoneidad la elección de Santa Icia. “En lugar de regenerar esas zonas abandonadas, se opta por tirar por el camino del medio y permitir la instalación de actividades que degraden aún más todo un entorno natural”, denuncia la asociación.

Arco Iris reprocha a Arteixo que, en lugar de regenar, permita actividades cuestionables en zonas degradadas

Otro aspecto que destaca la organización ecologista es que el concello de Arteixo, que forma parte de la Reserva da Biosfera das Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo, va a permitir en su territorio una actividad que entra en colisión frontal con cualquier figura de protección ambiental. Por ello, Arco Iris está estudiando la posibilidad de solicitar formalmente la anulación de la reserva “hasta que se limite su extensión actual y se incluyan únicamente unidades territoriales reconocibles y no territorios municipales íntegros que no reúnen las mínimas condiciones para formar parte de la misma”.

Malos precedentes

Por último, pero no menos importante, la entidad plantea en sus alegaciones una serie de dudas “más que razonables” acerca de la solvencia financiera y técnica de la empresa promotora del vertedero, que ya sabe lo que es que un juez le pare la actividad, como sucedió hace apenas un mes en la planta de lodos que la sociedad tiene en la localidad coruñesa de Coristanco.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad