FCC dispara el beneficio pero aumenta su deuda. En la imagen, Carlos Slim. EFE/Sáshenka Gutiérrez

Carlos Slim vende la joya de la corona de FCC para satisfacer a la banca

stop

Slim negocia la venta del 49% de Aqualia, que aporta un tercio del ebitda de FCC, para reducir su abultada deuda

Barcelona, 20 de febrero de 2018 (19:58 CET)

La deuda es el principal caballo de batalla de FCC, la constructora española controlada por el multimillonario mexicano Carlos Slim. Por ello, en su presentación de resultados de 2016, con pérdidas, destacó la reducción del endeudamiento. Ahora, con los bancos encima por la refinanciación de los créditos, no le queda otro remedio que la venta de activos. Y se deshará de casi la mitad de su activo más valioso: Aqualia.

La constructora de Slim y las Koplowitz anunció este martes que negocia la venta del 49% de Aqualia a IFM Global Infrastructure Fund. Las conversaciones con este fondo australiano están adelantadas, reconocía FCC en un comunicado, y se podría cerrar en los próximos días. Con la operación, la compañía española mantendrá la gestión pero tendrá un socio financiero que se llevará casi la mitad del dividendo.

Este tipo de ventas suelen ejecutarse con algunos activos –como las redes de gas de Gas Natural o las torres de Telefónica segregadas en Telxius, por citar sólo dos ejemplos–, pero en el caso de FCC, supondrá la venta del 49% de su división más rentable, y que se encuentra en crecimiento. ¿Por qué lo hace? Su deuda es muy alta y existe un mandato de los bancos que se la refinancian de que desinvierta.

FCC venderá casi la mitad de su filial más rentable, renunciando a unos 75 millones de dividendo

FCC perdió dinero en 2016. Concretamente, 161 millones de euros. En 2017, hasta el tercer trimestre –todavía no ha presentado los resultados de todo el ejercicio–, lograba revertir la situación y apuntarse 153 millones de beneficios. Aqualia, que no es el área de negocio al que dedica más recursos, ni el que factura más, aportó casi un tercio del ebitda, 181 millones, con un incremento que no vivió el ebitda total de la compañía.

Los datos de 2016 son una muestra de que, con la construcción más que estancada en España, Aqualia es actualmente la joya de la corona de FCC. Con algo más de 1.000 millones, aportó el 17% de los ingresos del grupo. Su ebitda fue de 231 millones, el 28% del total. La construcción, en cambio, aportó el 28% de las ventas… pero solo el 7% del ebitda. Respecto al resultado neto de explotación, Aqualia aportó 144 millones, mientras el de FCC no llegó a los 100 millones, por lo que, globalmente, el resto de negocios restaron.

FCC seguirá reduciendo deuda

Parte del lastre de la compañía dirigida por Pablo Colio son los intereses de la deuda, pese a que hace esfuerzos por bajarla. Su deuda neta a 30 de septiembre era de 3.810 millones de euros, el 8,8% menos que un año antes. A pesar de esta reducción, sigue en unas ratios consideradas altas por el mercado: unas 4,6 veces el ebitda.

Con la venta del 49% de Aqualia, FCC perderá una aportación de unos 75 millones de resultado neto, pero ingresará de golpe una cifra que podría situarse en casi 600 millones de euros, según estimaciones del sector, y rebajaría la deuda por debajo de cuatro veces el ebitda, una ratio algo más positiva para convencer a la banca.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad