Apple deberá repatriar sus ganancias en el extranjero a Estados Unidos, y con ese dinero podría comprar Tesla. Foto: EFE/Archivo
stop

La producción de Tesla no alcanza la demanda, y la idea de que otra tecnológica la salve de sí misma sólo baraja una opción: Apple

Alessandro Solís

Apple deberá repatriar sus ganancias en el extranjero a Estados Unidos, y con ese dinero podría comprar Tesla. Foto: EFE/Archivo

Barcelona, 28 de enero de 2018 (20:16 CET)

Esta semana, Tesla anunció un nuevo plan de remuneración para su consejero delegado Elon Musk, quien no ganará un sólo dólar a menos de que a los accionistas de la empresa les vaya extremadamente bien. Musk antes se ganaba su compensación bajo una fórmula que incluía tanto sus esfuerzos para una mayor capitalización del mercado como el cumplimiento de sus objetivos de producción, pero este último factor ya no se tomará en cuenta.

Ahora, para que Musk gane dinero a través de Tesla, no importa cuántos carros produzca la empresa, sino qué tanto crezca en el mercado. El empresario e inventor tenía el propósito de producir 20.000 coches del Model 3 por mes al finalizar 2017, pero la empresa sólo pudo entregar 1.550 vehículos eléctricos en el último trimestre del año. Unas 400.000 personas todavía están a la espera de recibir el Model 3 que preordenaron.

Musk hasta afirmó que la empresa produciría medio millón de coches en 2018, pero los analistas consideran que la empresa a lo sumo logrará entregar 100.000 modelos antes de diciembre. Pero a la vez que la compañía no encuentra la fórmula para cumplir sus objetivos, su valor no deja de crecer: su capitalización del mercado supera los $60.000 millones (48.000 millones de euros) y desde 2010 sus acciones han subido desde los $20 hasta los casi $400.

El líder de la empresa reveló hace unos meses que la salida a la bolsa (en 2010) no ha ayudado a la productividad. "Desearía que fuéramos una empresa privada. De hecho, ser una compañía pública nos hace menos eficientes", admitió Musk en una entrevista con la revista Rolling Stone publicada en noviembre, en la que muestra su frustración por las dificultades que enfrenta para cumplir con los plazos de producción.

No es descabellado pensar en una compra de Apple

Matthew DeBord, el editor de transportes para Business Insider, analiza que, a pesar de que la idea de que Apple podría comprar a Tesla ha sido revocada por muchos analistas en el pasado (en cuenta él mismo), es una posibilidad que ya no suena tan descabellada. "Tesla está salvajemente sobrevaluado y lo que necesita ahora no es un precio de acciones más grueso, sino más bien una mayor capacidad para satisfacer a los clientes", considera DeBord.

El deseo de Musk de que la empresa regrese a la esfera privada es improbable, pero con las condiciones actuales de la empresa y de Apple se abre un margen para que ambas se beneficien de una venta de este tipo. Por su parte, Apple tiene que repatriar más de $250.000 millones (poco más de 200.000 millones de euros) a Estados Unidos para cumplir con la reforma fiscal del presidente Donald Trump, por lo que tiene dinero para invertir.

Apple está acostumbrada a realizar inversiones pequeñas o medianas, pero con su negocio ya madurado del iPhone podría ayudarle a Musk a encontrar una mejor forma para satisfacer la demanda, al mismo tiempo que se deja una tajada de la industria del automóvil. Tesla cree que dentro de 10 años su valor será de $650.000 millones (más de 520.000 millones de euros) y, si Apple piensa igual, comprar Tesla al precio actual sería una suerte de ganga.

Tesla podría beneficiarse de la visión de Tim Cook en sus filas

De suceder algo así, quedaría la duda de quién sería el consejero delegado de Tesla. Musk igualmente está ocupado trabajando para SpaceX y elaborando coches para viajar a Marte, por lo que podría delegar muchas de sus responsabilidades en Tim Cook, el líder de Apple que ha probado tener el conocimiento y las herramientas para sobrevivir en la competitiva industria tecnológica de la modernidad.

"Si fue Steve Jobs quien rescató a Apple y la puso en el camino que la llevó al iPod y al iPhone, fue Cook quien convirtió a la compañía en el coloso en el que se ha convertido. El tipo es un genio de la cadena de suministro", comenta DeBord.

"Cook hace cosas, y en este momento Tesla está luchando poderosamente para hacer cosas. (...) La empresa también sería capaz de dejar de quemar efectivo (más de $1.000 millones por trimestre), porque Apple podría financiar sus pérdidas durante años", agrega.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad