stop

La inversión de Hierros Añón en el Pastor se deterioró desde los 17 millones que sumaba en 2013 hasta las cuatro millones que tenía poco antes de la resolución

en A Coruña, 07 de octubre de 2017 (06:00 CET)

En el año 2008 el empresario Manuel Añón era un significado accionista de Banco Pastor que no había perdido el apetito inversor. Acababa de elevar su participación del 2,45% del capital al 3,6%, y se proponía continuar la escalada hasta acercarse al 5% de la entidad. Esa participación ya estaba valorada entonces en cerca de 65 millones.


Aunque afloraba ya el temor a la crisis económica, estaba muy lejos de pensar el empresario de A Laracha que sus inversiones en el sector financiero estarían marcadas por el infortunio. Pendientes del Tribunal Supremo están todavía los 25 millones que destinó a aliviar las penas de Novagalicia en 2011​ y que acabaron esfumándose en la operación acordeón que ejecutó el FROB para rescatar al banco heredero de las cajas gallegas.


Tampoco su inversión en el Pastor, adquirido por el Popular, fue fértil, pues el banco acabó en insolvencia y entregado en manos del Santander previa resolución del BCE. La inversión de Hierros Añón valía en 2013 casi 17 millones, pero se fue deteriorando con el decaimiento del banco en bolsa y con las ampliaciones de capital ejecutadas por Ángel Ron.


A cierre de su último ejercicio, a 31 de diciembre de 2016, la participación de la empresa en el Popular valía solamente 4,1 millones. El deterioro se había acelerado en los dos últimos ejercicios. En 2015 cayó en 4,15 millones, mientras que en 2016, el último curso de Ron, se desplomó en 7,7 millones. En dos años, Hierros Añón se anotó un deterioro de 11,8 millones, justo cuando aterrizaba en el banco Emilio Saracho.


La empresa gallega ha rechazado explicar si en los meses previos a la insolvencia del Popular vendió o no su participación. Tampoco aclara si se ha sumado a la batería de recursos judiciales que consejeros, inversores y hasta asociaciones de consumidores han presentado contra el FROB y los expresidentes. Aún sin aclarar este dato, Añón habría visto devaluarse casi doce millones en dos años su inversión. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad