Ángel Jove hace las paces con su hijo, que regresa a las sociedades más grandes del grupo

stop

Después de romper vínculos con su padre por tensiones familiares, Ángel Jove González ocupará un puesto en los consejos de Anjoca y Ábaco Patrimonial

P. Barro

Ángel Jove Capellán (i) y su hijo (d) en la presentación de una exposición con fondos de su colección de automóviles | EFE Cabalar
Ángel Jove Capellán (i) y su hijo (d) en la presentación de una exposición con fondos de su colección de automóviles | EFE Cabalar

en A Coruña, 29 de agosto de 2016 (22:05 CET)

El empresario Ángel Jove Capellán ha vuelto a abrir las puertas del negocio a su hijo, Ángel Jove González, cinco años después de empezar a mostrarle a él y a su hermana Eva María el camino de salida de varias sociedades por discrepancias con los proyectos personales de su progenitor.

Ahora las aguas parecen haber vuelto a su cauce, al menos entre padre e hijo ya que, según consta en el Registro Mercantil, Ángel Jove González regresa como consejero a dos de las empresas más importantes del grupo: Anjoca, en la que desde 2003 hasta su cese ocupó la vicepresidencia, y Ábaco Patrimonial.

Cambios de calado

Fue precisamente en esta última donde empezaron a evidenciarse las discrepancias entre Ángel Jove, de 77 años, y sus hijos, ya que en febrero de 2011 decidió cesar a ambos como consejeros de la sociedad y cambiar el órgano de administración de un consejo a un administrador único, que pasó a ser Anjoca, de la que ambos saldrían también dos años más tarde, en abril y noviembre de 2013, respectivamente.

Tras su marcha, Jove Capellán aprovechó para modificar la estructura de algunas de estas empresas, como es el caso de Anjoca, en las que precisamente se mantenía intacto el equilibrio familiar desde hacía años. Está por ver si el nombramiento como consejero de su hijo Ángel queda sólo como un gesto o es el inicio de un proceso de reconciliación que trasciende más allá de lo personal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad