Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra
stop

Tecnocom pasó de tener un beneficio operativo positivo a registrar pérdidas 33 millones tras su integración en Indra

en A Coruña, 20 de septiembre de 2018 (05:00 CET)

Lo nuevo no tiene por qué ser necesariamente bueno. Que se lo pregunten a Tecnocom tras ser absorbida por Indra. La compañía, que consolida resultados con su matriz, aprobó en el pasado mes de junio, a los efectos de una junta general de accionistas pero con sus cuentas firmadas por un administrador único, unos resultados individuales, los de 2017, que dejan claro cómo fue su primer ejercicio de vida bajo la órbita de Indra.

Entendido como grupo, Tecnocom está integrado por su matriz, Tecnocom, Telecomunicaciones y Energía SA, y sus filiales, Gestión Sexta Avenida, Tecnocom, Telefonía y Redes, Inertelco y Tecnocom España Solutions. La opa de Indra sobre Tecnocom fue aprobada por la CNMV en marzo de 2017, para cerrar en abril su control efectivo. El 2017 fue, por tanto, casi un año bajo la órbita de Indra para Tecnocom. Y los resultados han dado la vuelta. De los números negros a los rojos.

Beneficio operativo negativo

El beneficio operativo (de explotación) de Tecnocom el año antes de la compra por parte de Indra, al cierre de 2016, había ascendido a 1,6 millones de euros. Al finalizar 2017, según las cuentas de la compañía, las pérdidas se dispararon hasta los 33,8 millones. El resultado neto del ejercicio de Tecnocom, sin embargo, lleva dos años en rojo. Declaró como pérdidas netas esos 33,8 millones al finalizar 2017, frente a un resultado negativo de 10,9 millones en 2016.

La cifra de negocio de Tecnocom, ya bajo la égida de Indra, ascendió a 189 millones de euros al cierre de 2017, un 4,4% menos que los obtenidos en el año anterior. "Esta reducción se produce fundamentalmente", aclara la compañía en su memoria, "en ventas de equipamiento mientras que la prestación de servicios permanece básicamente estable". "El mercado nacional sigue siendo el núcleo principal de actividad", del grupo.

Cuentas reexpresadas

Durante el año pasado, Indra procedió a cancelar gran parte de la deuda bancaria de Tecnocom, reduciéndola a la mínima expresión, y también reexpresó las cuentas del 2016, lo que incide directamente en el balance de la compañía absorbida. Todo ello se produjo porque, según los administradores de Indra en Tecnocom, "la integración ha supuesto un cambio de criterio en lo referente a la presentación de los saldos de la obra en curso, la facturación anticipada y los ingresos por prestación de servicios en la cuenta de resultados abreviada".

"Tecnocom ha incurrido en pérdidas que han supuesto una reducción significativa de los fondos propios y la existencia de un fondo de maniobra negativo de cuantía significativa, factores que pueden poner en duda el seguimiento del principio contable de empresa en funcionamiento", advierten los administradores de Indra en la memoria de Tecnocom. Sin embargo, ha formulado "las cuentas anuales asumiendo que tal actividad continuará".  Y explican los motivos.

Doce meses de apoyo

"Existen diversos factores que tienden a eliminar la duda sobre la capacidad de la sociedad de continuar como empresa en funcionamiento, como son el apoyo financiero del accionista único, Indra Sistemas, que se ha comprometido a prestar apoyo financiero a la sociedad para que disponga de la liquidez necesaria para hacer frente a sus obligaciones de pago al menos durante los próximos doce meses", advierten.

También aluden a "la posibilidad de reducir los gastos, sin disminuir su capacidad operativa, según se desprende tanto de las proyecciones para los ejercicios 2018-2021 como del plan de negocio aprobado por los administradores de la Tecnocom y del Grupo Indra". Al cierre de 2016, antes de la integración, Tecnocom contaba con 3.028 trabajadores con contrato fijo. Al acabar 2017, unos 2.722 empleados eran fijos, por 433 eventuales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad