Amazon lanza un Kindle el doble de caro para asegurar los beneficios

stop

Ante la baja rentabilidad del producto, la compañía ataca al cliente 'premium' con Oasis, una nueva versión de hasta 350 euros

El nuevo modelo de Kindle Oasis que Amazon acaba de sacar al mercado en todo el mundo, también en España

Barcelona, 15 de abril de 2016 (01:00 CET)

El mercado de los libros electrónicos es más joven de lo que parece. El primer Kindle que llegó a España se estrenó en las tiendas en diciembre de 2011. Ahora, cuatro años y medio después, el nuevo dispositivo de la multinacional Amazon, el Kindle Oasis, aterriza con un precio que sorprenderá a muchos: 290 euros en su versión estándar y 350 para el modelo que incorpora conexión 3G.

Mirando a los modelos anteriores, el salto es evidente. En 2012 la compañía dirigida por Jeff Bezos estrenó el Paperwhite, la estrella de la saga y la versión más vendida hasta el momento, con un precio de salida de 130 euros. Dos años después, en 2014, le tocó el turno al Voyage, con mejoras en la resolución y los sensores de la pantalla, y un coste de 190 euros.

Más ligero y fino

El nuevo modelo pretende dar un paso más allá. Y no sólo por el precio. El Oasis es mucho más ligero (pesa 131 gramos) y fino (3,4 milímetros) que sus antecesores, características que cuadran con su tamaño, más reducido --la pantalla sigue siendo de seis pulgadas--, y un nuevo diseño que se adapta mejor a la mano utilizada para la lectura.

La otra gran novedad reside en la batería. El nuevo Kindle incorpora, se quiera o no, una elegante funda de cuero extraíble. En ella se integra una segunda batería, que carga el e-book automáticamente cuando ambas piezas van juntas, a un ritmo de 30 minutos más de lectura por cada diez que están conectados.

Según explican desde la compañía, por sí mismo el Oasis cuenta con dos semanas de autonomía (el Voyage tenía seis), frente a las nueve del equipo al completo.

Cubrir todo el mercado

A pesar de que la compañía se niega a revelar cifras de ventas, Amazon nunca ha negado que su negocio con el Kindle reside en la venta de contenidos digitales (novelas, manuales o cualquier otro tipo de libro) y en la información que obtienen a través de los libros que se descargan sus clientes –que después sirve para recomendar este u otro producto en su gran tienda virtual. Pero no en la comercialización de estos dispositivos.

A diferencia de lo que ocurre con otros sectores de la electrónica de consumo, los libros electrónicos tienen un ciclo de vida muy grande, lo que hace difícil rentabilizar la creación de nuevos modelos. Con el Oasis, por tanto, el objetivo pasa por "cubrir todos los segmentos del mercado", según ha reconocido este jueves Koro Castellano, responsable de Kindle en español, en un encuentro con periodistas.

La intención es "llegar también al cliente premium", añade Castellano. Es decir, aquel dispuesto a pagar por un producto de alta gama y unas prestaciones algo mejores que las de sus predecesores.

El negocio de la lectura

Desde Amazon no tienen miedo en asegurar que la venta de un Kindle no le genera beneficios. El gran negocio viene después: sólo en español, la biblioteca virtual de la compañía cuenta con más de 175.000 títulos de pago. En 2011, cuando se lanzó en el mercado hispano, la librería se reducía a 22.000 ejemplares. 

El Kindle Oasis ya está a la venta en el portal de Amazon, aunque no se comenzará a entregar hasta el 27 de este mes, informan desde la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad