Amancio Ortega gana dinero hasta con la biotecnología

stop

Pontegadea Biotecnológica activa una nueva ampliación de capital tras dejar los números rojos y lograr un beneficio de más de un millón de euros en 2013

Amancio Ortega con su mujer, Flora Pérez | EFE

A Coruña, 18 de diciembre de 2014 (00:00 CET)

Que a Amancio Ortega no le gusta perder dinero e intenta rentabilizar cuanta inversión emprende resulta algo consustancial a la primera fortuna patria. Y esta máxima la aplica tanto al universo Inditex como a todo lo relacionado con sus proyectos al margen del sector textil, como es el caso de Pontegadea, su brazo inversor. Una de sus filiales, quizá la menos relevante por sus dimensiones pero sí más atractiva en cuanto a potencial, es el último caso de esa búsqueda de rentabilidad. Se trata de Pontegadea Biotecnológica, que ha logrado salir de los números rojos.

Pontegadea Biotecnológica acaba de activar una ampliación de capital, por importe de 2,1 millones de euros, hasta los 2,8 millones. Lo hace después de que cerrase el 2013 con un beneficio de algo más de un millón de euros, frente a unas pérdidas de más de 3 millones un año antes. La firma crece también en cuanto a su activo, que se sitúa ya en 65,8 millones de euros, multiplicándolo por algo más de cuatro veces en un solo año.

Resultados financieros

Pontegadea Biotecnológica, creada en 2002, centra su actividad en la adquisición, obtención tenencia, explotación y comercialización de patentes e invenciones científicas de cualquier ámbito y, en particular, en el campo de la salud humana. Sin embargo, en gran medida, los beneficios del año pasado vinieron derivados de su resultado financiero, que se situó en 1,4 millones, frente a los apenas 238.000 euros de un año antes. Los ingresos que explican ese resultado proceden del propio grupo Pontegadea.

El año pasado fue clave en la vida de Pontegadea Biotecnológica. La filial desarrollaba una parte significativa de su actividad a través de una participación superior al 10% en una Unión Temporal de Empresas denominada UTE Proyecto CIMA, que pivota con otros socios sobre la Universidad de Navarra, cuyo objeto era el desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico precoz y el desarrollo de productos farmacológicos que ayudaran a la curación de enfermedades.

El control de Ortega

La duración de la UTE se había establecido en diez años desde junio de 2003. Por tanto, el año pasado la asamblea general de miembros de la UTE acordó su extinción, aprobando el correspondiente balance de liquidación. Pontegadea Biotecnológica, de acuerdo con su memoria de actividad que acompaña a las cuentas de 2013, también participaba, con algo más del 8%, en otro proyecto de la Universidad de Navarra: la compañía Digna Biotech SL, centrada en investigación farmacéutica.

A todos estos cambios se suman también novedades en cuanto a la estructura accionarial de la propia filial biotecnológica de Pontegadea. Y es que el propio Amancio Ortega, como persona física, ha pasado a controlar el 90,8% del capital de la firma. Hasta el año pasado, era Pontegadea Inmobiliaria la que tenía algo más del 99% de la empresa, en la que también participaba Pontegadea Inversiones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad