Amancio López tropieza con su hotel de lujo en Sevilla

stop

EMPRESARIOS GALLEGOS

El empresario Amancio López (drcha) en un acto con el PP catalán al que asistió Núñez Feijóo

Barcelona, 09 de junio de 2015 (11:23 CET)

Hotusa ha tropezado con su proyecto para abrir un hotel de cinco estrellas en las plantas superiores de la Torre Sevilla, antes conocida como Pelli. La cadena del empresario gallego Amancio López vio como la Junta de Andalucía tumbaba el proyecto en enero por no adecuarse a la normativa autonómica. Ahora, las negociaciones para seguir con la obra "están paradas", señalan fuentes municipales.

La causa de la demora es el ciclo electoral en Andalucía, que ha dejado en el aire la investidura de la virtual presidenta de la Junta, Susana Díaz, y del alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido. La parálisis política impide seguir desarrollando el alojamiento, que ocupará las plantas 25 a 37 de la torre que se eleva sobre La Cartuja.

Siguen las obras

La Junta de Andalucía paró la adecuación del hotel en enero, pero los trabajos en el resto de la torre siguen. De hecho, el edificio recibió su licencia de uso el pasado 29 de mayo. Dicho permiso afecta hasta la planta 24 del rascacielos. De este nivel hacia arriba empezaría el hotel, que sí que está parado.

Lo que bloquea los trabajos en las plantas superiores son cambios arquitectónicos. Caixabank, propietario del inmueble mediante la sociedad Puerto Triana SAU, debe ejecutar mejoras para poder ceder la gestión del alojamiento, ya que la normativa autonómica, de entrada, requiere cambios muy concretos para abrir hoteles en edificios altos.

Mesa negociadora

Caixabank ha subrayado la "máxima predisposición" de la Junta de Andalucía y el ayuntamiento para que se complete la icónica torre. De hecho, el propietario continúa trabajando "en paralelo" en las plantas inferiores del edificio mientras banco y administraciones acuerdan qué precisa el inmueble para alojar un establecimiento premium.

En el caso de Hotusa, la parálisis de su flag hotel en Sevilla es un lunar en un año dorado para la compañía. La firma hotelera, la mayor del mundo en número de alojamientos independientes, alcanzó una facturación récord de 744 millones en 2014, un 14% más.

El ebitda o beneficio bruto llegó a los 30 millones, un colchón financiero para encarar un ejercicio en el que crecerá un 15%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad