Alvedro lucha por superar la quiebra de Spanair un año después

stop

La compañía catalana representaba un 30% del pasaje total del aeropuerto coruñés

Avión de Spanair

28 de enero de 2013 (01:00 CET)

Este domingo se cumplió un año del cese de operaciones de Spanair. La herencia que dejó la compañía fueron unos 300.000 pasajeros con billete en mano y 2.597 trabajadores en la calle. Su quiebra afectó a unos aeropuertos más que a otros. Doce meses después, Alvedro (A Coruña) lucha por encontrar un sustituto que ocupe el hueco dejado por la aerolínea mientras sus cifras caen alarmantemente.

“Ahora mismo, estamos igual que hace un año, cuando se produjo la quiebra de Spanair. Solo tenemos una compañía que cubra la línea de A Coruña-Madrid, y no es suficiente”, dice Justo Pérez, presidente del comité de empresa del aeródromo coruñés. La marcha de Spanair fue un mazazo muy duro para Alvedro, que el año pasado perdió un 16,5% de pasajeros y se quedó en los 800.000.

Un tercio de pasajeros


Lo cierto es que de los malos números de Alvedro en 2012 tiene mucho que decir Spanair. El pasaje de la aerolínea catalana representaba un 30% del total que facturaba el aeropuerto. “Los 300.000 pasajeros que contabilizaba Spanair en A Coruña eran casi un tercio del total de movimientos, unas cifras que no pudo igualar ninguna compañía”, recuerda Pérez.

Tras la salida de Spanair, EasyJet volvió al aeropuerto coruñés para enlazarlo a Madrid, mientras que Iberia mantuvo las conexiones a Madrid y Vueling a Barcelona. Sin embargo, el número de frecuencias cayó y la compañía británica aguantó menos de un año en Alvedro. “Lo que hay ahora mismo no es suficiente para cubrir la demanda de pasajeros de A Coruña. Efectivamente, el número de pasajeros ha caído, pero alguien debería darse cuenta de cómo van los vuelos a Madrid y Barcelona, están llenísimos”, indican desde el comité de empresa de Alvedro.

Air Europa

Las esperanzas están puestas en la llegada de Air Europa, prevista inicialmente para finales de marzo. “Creemos que la competencia es buena para un aeropuerto, porque los pasajes bajarán y atraerán a más pasajeros. Sin embargo, los trabajadores no estaremos tranquilos hasta que la nueva compañía no empiece a trabajar aquí”, comenta Justo Pérez.

La compañía de Juan José Hidalgo regresará a la terminal coruñesa una década después de su último vuelo y está previsto que realice 20 nuevas frecuencias semanales entre A Coruña y Madrid.

Despidos

Spanair dejó tras de sí 16 despidos en A Coruña y 57 en total en toda Galicia. Doce meses después, la mayoría de los  trabajadores afectados no se ha recolocado en otra compañía, como se aseguró que ocurriría. "Solo algunos lo han conseguido. La verdad, la marcha de Spanair solo trajo como resultado un encarecimiento de los vuelos a Madrid y Barcelona en Galicia ante la falta de competencia", recuerda Ramiro Otero, secretario xeral de Transporte de CCOO.

Según fuentes sindicales, en el conjunto de España tan solo se produjeron una cincuentena de recolocaciones en Qatar Airways, Emirates y algunas compañías del Golfo Pérsico, además de Vueling y Volotea en el caso de tripulantes de cabina. Además, unos 300 pilotos de la flota de Spanair encontraron trabajo, aunque fuera de España.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad