Alvariño tratará de desbloquear los presupuestos de la patronal con una nueva asamblea

stop

La CEG busca aprobar sus cuentas en septiembre después del voto negativo de los empresarios de A Coruña y Lugo

José Manuel Fernández Alvariño | EFE

22 de julio de 2014 (21:05 CET)

La sorpresa fue mayúscula en la actual cúpula de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) cuando este lunes la patronal lucense votó en contra de los presupuestos de la organización en el marco de la asamblea general celebrada en Santiago. Su negativa junto a la del sector coruñés, liderado por Antonio Fontenla, fue determinante para tumbar unas cuentas que, ahora, José Manuel Fernández Alvariño tratará de sacar adelante con la convocatoria de una nueva asamblea, que se celebrará a más tardar en septiembre.

Las fricciones entre Alvariño, el actual presidente de la CEG, y Fontenla no son desconocidas, por lo que el hecho de que los empresarios coruñeses no votasen a favor de los presupuestos presentados por el vigués no causó gran extrañeza. Pero la maniobra de Lugo sí que descolocó. La patronal lucense apoyó de forma pública al que era presidente de los empresarios de Pontevedra hace un año para disputarle al constructor coruñés el liderazgo de la Confederación de Empresarios de Galicia.

Apoyo en la junta directiva

Además, ni en las reuniones anteriores a la asamblea del comité ejecutivo ni de la junta directiva de la CEG los miembros de la patronal lucense hicieron constar su desacuerdo con el planteamiento de los presupuestos para este año, con un montante un 25% inferior al que la confederación manejó el ejercicio pasado debido a los recortes del Igape en la red Pexga de oficinas exteriores.

“Por eso es por lo que la actuación de Lugo ha generado tanta sorpresa, ya que dieron el visto bueno a los presupuestos tanto en la junta directiva como en el comité ejecutivo y nunca, incluso en la asamblea, explicaron qué era lo que no les gustaba del planteamiento de los mismos”, explican fuentes cercanas a Alvariño. Estas barajan que la maniobra de la patronal lucense se llevase a cabo para tratar de “presionar” para ganar mayor representación en la CEG.

Aprobadas las cuentas del año pasado

En este momento con los presupuestos paralizados –la confederación tan sólo puede hacer frente a los gastos corrientes que genere la entidad-- Alvariño busca desbloquear la situación de inmediato. Para ello convocará una nueva asamblea general, donde otra vez se votarán los presupuestos. Fuentes de la patronal indican que se celebrará a más tardar en septiembre, aunque antes se reunirá de nuevo el comité ejecutivo, foro en el que el empresario pontevedrés tratará de reconducir la situación.

Durante la asamblea del lunes, las que sí se aprobaron fueron las cuentas de la entidad correspondientes al año pasado. No obstante, contaron con más abstenciones que votos a favor. De nuevo, el sector de A Coruña no estaba de acuerdo al 100%. En este caso con la formulación de balance anual hecho por la patronal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad