Alvariño salva el primer 'match ball' para mantener el control de la patronal

stop

La victoria de Cebreiros en Pontevedra, afín al empresario vigués, desbloqueará los presupuestos de la CEG y le permitirá mantener sus apoyos en el sur

Luis Nóvoa y Jorge Cebreiros se estrechan la mano

en Vigo, 27 de febrero de 2015 (02:54 CET)

Gran tarde para el presidente de Ineo, Jorge Cebreiros, que se ha convertido en el líder de los empresarios pontevedreses tras imponerse por la mínima, 131 votos contra 128, a Luis Nóvoa. Y gran tarde también para el presidente de la CEG, José Manuel Fernández Alvariño, que duerme hoy un poco más tranquilo que antes de ayer. Cebreiros es uno de sus hombres de confianza desde que llegó a la patronal gallega. Entonces lo situó en el comité ejecutivo, aprovechando uno de los dos puestos de libre designación que tiene el presidente, y ahora sabe que cuenta con su "lealtad", según expresó el propio Alvariño tras conocer el resultado de la votación.

Es una palabra clave. El distanciamiento con su antigua casa y con Luis Nóvoa, que estuvo a su lado en Pontevedra durante casi dos décadas, se hizo patente en los últimos meses. Principalmente en la comisión que elabora los presupuestos de la patronal y que presidía hasta ahora Nóvoa. Las cuentas siguen empatanadas desde que a finales del año pasado los presupuestos fueran rechazados por la Asamblea Xeral de la patronal. Alvariño espera tener el balance de 2014 y el de 2015 listos en abril, pero el funcionamiento de la comisión estaba atascado. Nóvoa, junto a otros presidentes de provinciales, había mostrado su descontento por cómo se estaba llevando a cabo el proceso en una carta firmada junto a la confederación de A Coruña y la de Lugo. Ahora, Cebreiros lo sustituirá tanto en la presidencia de la Confederación de Empresarios de Pontevedra como en la comisión de economía, lo que allanará mucho el terreno a Alvariño para aprobar las cuentas.


Las tensiones con Nóvoa

Pero se equivocará quien piense que Jorge Cebreiros llega a la patronal pontevedresa instigado por Alvariño. El presidente de Ineo, fundador de la empresa viguesa InfoJC, había manifestado su deseo de optar al cargo mucho tiempo antes de que hubiera tensiones entre el presidente de la patronal y su antigua casa. Este jueves ha enviado un mensaje de unidad y de diálogo. "No habrá heridas abiertas", dijo, "bajo ningún concepto dejaremos de ser empresarios".

Cebreiros también aseguró que contaría con el consejo de Nóvoa, cuya relación con Alvariño está en horas bajas. No solo por el desplante en la comisión de economía, sino también, informan fuentes empresariales, por un acercamiento a la Confederación de Empresarios de A Coruña, el territorio de Antonio Fontenla, anterior presidente de la CEG y proverbial opositor de Alvariño en una batalla que ha marcado la última etapa de la patronal. Jorge Cebreiros tuvo contacto con Fontenla cuando el empresario coruñés ocupaba la presidencia de la CEG, pero hace tiempo que su relación es meramente institucional.

Equilibrio de fuerzas

La previsión en Pontevedra, que al final se ha cumplido, era que Nóvoa ocupase la presidencia los años que le restaba por cumplir a Alvariño cuando dejó su puesto para presidir la patronal gallega. Fueron empresarios afines quienes lo empujaron a intentar renovar mandato y mantener el pulso a la directiva de la CEG, informan las mismas fuentes.

El problema para el presidente de la patronal es que lidia con la oposición crónica de la patronal coruñesa y las oscilaciones de la lucense, por lo que necesitaba mantener sólidos sus apoyos en el sur. A pesar de no haberse pronunciado, el apoyo a Cebreiros del presidente de Barreras, García Costas, amigo y socio de Alvariño, evidenciaba la inclinación de Alvariño.

Cebreiros llega a la patronal prometiendo diálogo. Pese a que los empresarios mostraron una gran división en la votación, el presidente de Ineo tiene a su favor que no disfruta de mala prensa en Ourense, al menos en una parte del empresariado. Las fuerzas se reequilibran.

¿Otra oportunidad para García Costas?

El aterrizaje de Cebreiros provoca, de rebote, una segunda oportunidad para el presidente de la Cámara de Comercio de Vigo, José García Costas. La patronal Asime le retiró la vocalía durante el proceso electoral lo que provocó su expulsión, vía administrativa, de la candidatura ganadora. Su puesto, en la vicepresidencia de Industria, está vacante por lo que habrá que convocar de nuevo a los empresarios para votar.

Cebreiros dijo desconocer si García Costas puede presentarse. Pero si reglamentariamente es posible, lo hará: "Es un empresario que esta ciudad no se puede perder" y me gustaría contar con él", zanjó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad