Alvariño pide “cariño” para Ence

stop

El presidente de la patronal gallega defiende la permanencia de la factoría en la Ría de Pontevedra

José Manuel Fernández Alvariño | EFE

08 de mayo de 2014 (18:03 CET)

Mientras que el grupo pastero Ence amenaza con paralizar sus inversiones en Galicia debido a la falta de respuesta a su solicitud de permanencia en el enclave de Lourizán más allá de 2018, cuando acaba su actual concesión, el presidente de la patronal gallega, José Manuel Fernández Alvariño, hace una “defensa acérrima” de la compañía.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) compareció en rueda de prensa este jueves tras visitar las instalaciones del Puerto de Marín y el complejo industrial de Ence, en donde se refirió a la nota de prensa de la compañía.

La “verdadera importancia” de Ence

“Si no veo seguridad, apoyos, si no veo cariño, pues mis cariños se trasladan a otros sitios”, apuntño Alvariño, que apeló a la “inteligencia de todos” en valorar a la empresa Ence por su “verdadera importancia”, respecto a la generación de riqueza y puestos de trabajo.

Según los datos ofrecidos por el presidente de la patronal gallega, Ence significa en la provincia entre el 12 y el 15% del PIB, una cifra que valoró como "impresionante" y que, junto a sus 200 millones de euros de facturación anual y los miles de empleos entre directos e indirectos que genera, "denotan la fuerza de esa compañía que tiene una serie de incomodidades o inquietudes que pueden promover que los inversores privados, que son muy exigentes, hagan que la fábrica de Pontevedra pase de ser una referencia a una fábrica normal del grupo y con grandes peligros".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad