Alvariño contrató a su empresa el seguro de la sede de la patronal

stop

El edificio del centro histórico de Santiago está asegurado en Riescontrol, filial del grupo familiar del presidente de los empresarios, que también se adjudicó el servicio de chófer y coche oficial de la CEG

José Manuel Fernández Alvariño

en A Coruña, 05 de marzo de 2015 (03:38 CET)

A su llegada a la patronal, José Manuel Fernández Alvariño se propuso revisar todos los contratos que había dejado Antonio Fontenla, su predecesor en el cargo, con el objetivo de adelgazar los gastos de la Confederación de Empresarios de Galicia. Este proceso se llevó a cabo con éxito, con la salvedad de que parte de esos contratos que cambiaron de manos fueron a parar a empresas del propio Fernández Alvariño. Así sucedió con el servicio de coche oficial y chófer del presidente de los empresarios, adjudicado a la sociedad Auto Rent, que pertenece al grupo familiar del presidente, Alvariño Inversiones. Pero no es el único caso.

La aseguradora de la sede central de la CEG, el edificio ubicado en el casco histórico de Santiago, es también una empresa de Alvariño, la única del grupo que se dedica a los seguros. El contrato recayó en Riescontrol Correduría de Seguros SL, empresa con sede en Vigo y de la que Alvariño Inversiones controla el 100% del capital. Israel y David Fernández Alvariño, hijos del presidente de la CEG, figuran como apoderados de la aseguradora.

O la empresa de Alvariño o el seguro de siempre

Desde tiempos casi inmemoriales, al menos durante toda la etapa de Fontenla en la patronal, el seguro de la sede de la CEG estuvo en manos de la agencia Seguros Antón Cobián, que pertenece al tío del que fuera diputado del Partido Popular, Pablo Cobián. Alvariño no rescindió el contrato imediatamente despúes de alcanzar la presidencia. Tuvo que esperar varios meses a que venciera para evitar pagar una compensación a la aseguradora.

Posteriormente, la patronal pidió ofertas. Pero pidió solamente dos: una a la empresa de Antón Cobián y otra a Riescontrol, la de Fernández Alvariño. Esta segunda, alegan en la CEG, fue la mejor y más económica, razón por la que se hizo con el contrato. La cuantía no ha trascendido, aunque fuentes empresariales la sitúan en torno a los 5.000 euros anuales.

"En la CEG no hay nepotismo"

La poliza es por un año y el presidente de la patronal asegura que, transcurrido este plazo, se pedirán nuevas ofertas. Fernández Alvariño, preguntado al respecto por Economía Digital, asegura que no se arrepiente de la decisión y que tampoco la esconde. Considera que, con la oferta de su empresa, la CEG ha conseguido mejorar la cobertura del seguro y obtener un mejor precio. Solo matiza que en la próxima ocasión pedirá propuestas a más empresas para eliminar sospechas.

En todo caso, recuerda que el contrato "pasó por el comité ejecutivo de la CEG, donde están todos los presidentes provinciales, y por el secretario general, que vela porque no haya nepotismo en la patronal". Y añade: "Desde que llegué a la CEG lo que hice fue renegociar todos los contratos para rebajarlos, externalizar servicios para reducir costes. Así lo he hecho en el área de comunicación, en prensa, en el coche oficial y también en la correduría de seguros. La mejor oferta es siempre la que se lleva el contrato, aquí no hay nepotismo", zanja. 

Guerra abierta

El contrato que se lleva la empresa de Alvariño sale a la luz en un momento de enorme tensión interna para la patronal. A la ya clásica rivalidad entre Antonio Fontenla, presidente de los empresarios coruñeses, y Fernández Alvariño, se ha sumado un nuevo incendio en Pontevedra, tras las elecciones a la CEP que auparon a uno de los hombres de confianza del presidente de la patronal, Jorge Cebreiros.

Un grupo de empresarios pontevedreses, entre los que están representantes de la patronal Asime, considera que las elecciones no fueron limpias y han tomado las armas contra el presidente de la patronal. El bloque crítico se completa con la provincial de A Coruña, terreno de Fontenla, y la Confederación de Empresarios de Lugo. En estos círculos se pone en duda el ahorro que predica Alvariño tras la renegociación de los contratos y se censura, "por una cuestión ética y estética", que sean las propias empresas del presidente de la patronal las que se beneficien de los servicios a la CEG. Por el momento hay dos: Auto Rent, que factura por el coche oficial y el chófer del presidente; y Riescontrol, la aseguradora de la sede de la patronal.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad