Alvariño cambia el chip y alerta a Feijóo de la situación económica de Galicia

stop

PATRONAL

Cristina Díaz

Alvariño, presidente de la CEG, al lado de Alberto Núñez Feijóo, el mandatario gallego y Beatriz Mato, conselleira de Traballo
Alvariño, presidente de la CEG, al lado de Alberto Núñez Feijóo, el mandatario gallego y Beatriz Mato, conselleira de Traballo

A Coruña, 14 de abril de 2015 (00:16 CET)

Los críticos con la gestión de la actual directiva de la patronal gallega sostienen que su presidente, José Manuel Fernández Alvariño, acostumbra a ser demasiado "condescendiente" con las políticas que se llevan a cabo desde la administración autonómica. No obstante, fuentes de este entorno aseguran que este lunes, en la reunión del comité ejecutivo de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), el empresario pontevedrés informó del envío de una misiva al máximo mandatario gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la que lo alertaba de la preocupación que generaba el estado actual de la economía.

"Se informó de que Alvariño había enviado, en calidad de líder de la CEG, una carta al presidente de la Xunta en la que explicaba la preocupación de los empresarios por la situación actual de la economía gallega y por los problemas que surgen al tejido empresarial y los emprendedores", indican fuentes conocedoras de la reunión del comité ejecutivo de la patronal gallega. Las voces críticas con la actual directiva de la confederación de empresarios conceden que es un gesto "positivo".

Correspondencia habitual

No obstante, otras fuentes del organismo cercanas a Alvariño sostiene que la misiva trataba temas  más habituales de "gestión, participación y formación" y que es relativamente habitual el envío de comunicados al presidente por parte de la cúpula de la CEG.

"No es, no obstante, una carta dura, ya que las relaciones de Alvariño con Feijóo son buenas", señalan otros empresarios.

En la reunión del comité ejecutivo de la CEG, celebrado este lunes, no sólo se trató el tema de la misiva a Feijóo. La cita sirvió a Alvariño para borrar de un plumazo a uno de sus últimos disidentes en el sur de la comunidad. El órgano de la patronal acordó sustituir a Luis Nóvoa, ex presidente de la Confederación de Empresario de Pontevedra (CEP), al frente de la comisión de economía de la patronal gallega, creada por el propio Alvariño para sacar adelante los presupuestos de 2014.

Pérez Canal, el repuesto de Nóvoa

En su lugar, y de forma temporal, la institución ha nombrado al presidente de la Confederación de Empresarios de Ourense, José Manuel Pérez Canal, en un intento, aseguran, de "buscar a alguien representantivo". Aunque el enfrentamiento entre Nóvoa y el sector de Alvariño es notorio, la marcha del empresario del comité de economía se justifica ya que no tiene ahora mismo cargo alguno en la patronal.

La intención de la dirección de la CEG es que Pérez Canal convoque de manera urgente la comisión para que esta debata los presupuestos, a los que se oposieron el año pasado, en asamblea general, tanto la confederación de empresarios de A Coruña, presidida por Antonio Fontenla, como la de Lugo. Y es que, en este momento, los presupuestos de la patronal gallega continúan paralizados.

La última polémica de la patronal

La dirección actual de la patronal sostiene que las cuentas correspondientes al ejercicio 2014 ya han sido "auditadas y cerradas". Esperan que la asamblea general les dé luz verde "en mayo o junio". La intención de Alvariño es aprobar los presupuestos del año pasado y de 2015.

Nóvoa realizó buena parte de su trayectoria institucional al lado de Alvariño, pero el distanciamiento fue patente en las elecciones a la patronal pontevedresa, donde se impuso uno de los hombres fuertes del presidente de la patronal, Jorge Cebreiros. La salida de Nóvoa permitió a Alvariño seguir controlando la mayoría de apoyos en el comité ejecutivo, gracias al respaldo de Ourense y Pontevedra, aunque este episodio sumó otra polémica más a la CEG.

Nóvoa perdió los comicios en Pontevedra a finales del febrero pasado entre denuncias de "pucherazo". La situación fue tal que desembocó en la denuncia ante los juzgados de los empresarios pontevedreses de la línea crítica. Llevaron ante el juez a Cebreitos y su equipo al entender que existieron supuestas irregularidades en las elecciones celebradas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad