Aluvión de inspecciones fiscales a la filial de Pescanova participada por la Xunta

stop

Hacienda revisa IVA, Sociedades, IRPF, rendimientos del capital y pagos a Aduanas de Frinova, que tiene entre sus accionistas a Sodiga

Planta de Pescanova en Chapela, Pontevedra / EFE

25 de noviembre de 2014 (19:54 CET)

No hay paz para Pescanova. Una de sus filiales más controvertidas, por contar con capital público en su accionariado y haber recibido inyecciones millonarias desde la Xunta, se enfrenta actualmente a todo un aluvión de inspecciones fiscales. Se trata de Frinova, una de las filiales que han entrado en concurso en los últimos meses y que está participada en algo más de un 9% por Sodiga, la sociedad de capital riesgo de Xesgalicia.

Las comprobaciones abiertas por la Agencia Tributaria en Frinova se extienden en algunos casos al año 2008, abarcando hasta el 2011, como es el caso de las liquidaciones del Impuesto de Sociedades. También están abiertos a inspección otros impuestos, con comprobaciones que se remontan al 2010 y 2009. Es el caso de IVA, IRPF, Impuesto sobre Rendimientos del Capital Mobiliario y rentas de Aduanas. Así lo admiten los gestores de Frinova, que ha pasado de contar con un consejo de administración a tener como administrador único a Senén Touza, representación de Pescanova.

Años atrás


En la memoria que acompaña las cuentas de Frinova, que hasta la entrada en concurso de la matriz tenía como consejero por parte de la Xunta a José Ramón Valladares, director de inversiones de Sodiga, se advierten de otras eventualidades fiscales. Por ejemplo, "en el mes de julio de 2013 se iniciaron nuevas actuaciones de comprobación e investigación en la sociedad dominante (Pescanova)", dicen los administradores de la filial, "lo que implica que todas las sociedades que formaban el perímetro fiscal de consolidación se encuentran bajo procedimiento, pudiendo introducir alguna incertidumbre" añadida. En este caso, hacen referencia a las inspecciones por el Impuesto de Sociedades entre 2008 y 2011.
 
La compleja situación de Pescanova y todo su grupo consolidado hace que incluso los gestores de Frinova adviertan, respecto al ejercicio de 2012, que "la liquidación del Impuesto sobre Sociedades aún se encuentra pendiente de declaración y su eventual presentación en el futuro implicaría que esta tuviese el carácter extemporáneo".
 
Fondo de maniobra negativo

En un año "duro y convulso y con dificultades por la falta de liquidez", los esfuerzos de la sociedad se orientaron a "mantener la actividad de la empresa para preservar el valor del negocio", dicen los administradores. En el último ejercicio antes de su entrada en concurso, el resultado operativo de Frinova antes de amortizaciones y deterioros fue de 3,3 millones, frente a los 3,4 millones de 2012. Sin embargo, una vez aplicadas las dotaciones a amortización del inmovilizado, el resultado del ejercicio después de impuestos se ha situado en dos millones de euro en números rojos.
 
Frinova contaba a diciembre de 2013 con un fondo de maniobra negativo de nueve millones. Esta situación, que está generando problemas de liquidez y tensiones de tesorería, es consecuencia, fundamentalmente, del registro de deterioros de saldos a cobrar de empresas del grupo consolidado de Pescanova.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad