Altia reforma su producto estrella para captar contratos públicos

stop

La tecnológica de Tino Fernández quiere multiplicar por diez los ingresos por venta de sus propios programas

Tino Fernández, presidente de Altia y del Deportivo de La Coruña | E.P.

15 de mayo de 2014 (19:50 CET)

Tras la irrupción por sorpresa del magnate indio Ramm Bhavnani en el capital de Altia, la consultora tecnológica que preside Tino Fernández continúa a lo suyo, moviendo los engranajes que, según su plan de negocio, le permitirán elevar su facturación un 11% de media cada año hasta 2015. Una de las piezas a fortalecer es el área de soluciones propias, los productos exclusivos incorporados al mercado por la compañía con sede en As Xubias y que, hasta la fecha, está formado por la herramienta de gestión Flexia y el sistema de licitación electrónica Mercurio.

Este último, según la compañía “la plataforma más utilizada en España para realizar procedimientos de licitación electrónicos vinculados al sector público”, acaba de ser reformado en lo que Altia define como una “reorientación de su filosofía”. Básicamente, se adapta a la directiva europea que establece la obligatoriedad de la licitación electrónica en el sector público a partir de 2018 e intensifica la comercialización de la plataforma en modo nube.

Un área clave


Los dos estímulos para la pujanza de Mercurio tienen significado si se contrastan con el plan estratégico de Altia. La contención del gasto público durante la crisis, los recortes, habían perjudicado su relación comercial con las administraciones y, en el caso del área de soluciones propias la cifra de negocio se quedó en 2013 en los 153.489 euros. Una facturación baja.

Aunque la internacionalización y la apuesta por el sector privado son ejes centrales para el crecimiento futuro de la consultora tecnológica, el área de soluciones propias también interpreta un papel principal, entre otros motivos, porque se trata de productos con valor añadido. Con la reforma de Mercurio, Altia sube la apuesta por esta área que en 2015 deberá reportar al grupo 1,45 millones de ingresos, un 2,6% de su facturación total, según su plan de negocio. Del mismo modo, la compañía también espera que las facturas que remite a las administraciones vayan en aumento aunque pierdan peso en el balance global del grupo, en el que ganará terreno el sector privado.

Mercurio, que lleva diez años en el mercado, está claramente enfocada al sector público. A través de sus distintos módulos, permite desarrollar el ciclo completo de licitación, desde el registro de contratistas hasta la presentación de propuestas y, finalmente, la contratación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad