Almorín defiende las 'farmacias SL' contra todo el sector

stop

El cabecilla de los farmacéuticos que han adoptado la personalidad de sociedades limitadas en Galicia niega que haga competencia desleal ni que incumpla la ley. Sus competidores sostienen que ese régimen es beneficioso con ventas altas. La Xunta insiste en que “no pagará” a ninguna sociedad limitada

Cartel de la farmacia Almorin

10 de mayo de 2012 (21:37 CET)

Las siete farmacias gallegas que incumplen la normativa autonómica que las regula desde 1999 defienden su derecho a seguir siendo sociedades limitadas, a pesar de que la ley lo prohíbe de manera expresa. Uno de los propietarios e impulsor de esta rebelión farmacéutica, Emilio Almorín Romo, posee una farmacia en A Coruña constituida como una sociedad limitada unipersonal. Almorín insiste en que “jamás” han incurrido en una competencia desleal con el resto del sector. Todas las demás farmacias gallegas están concedidas a personas físicas y, en consecuencia, tributan como la mayoría de autónomos españoles.

Sin embargo, fuentes del sector farmacéutico de A Coruña siguen insistiendo en que la ley debe ser “igual para todos y cumplida por todos”. Sostienen que registrarse como una sociedad limitada es beneficioso en el caso de farmacias que mueven un volumen alto de ventas o que poseen una cantidad considerable de productos de parafarmacia. “Sin embargo la ley deja claro que una licencia sólo puede recaer en una persona física”, insisten.

La situación de las siete farmacias gallegas a las que la Xunta desea devolver al marco legal es único en España.

Visto bueno del Colegio Provincial de Farmacéuticos

En declaraciones a Economía Digital, Emilio Almorín sostiene que hace 13 años recibió el visto bueno de las autoridades competentes para poner su farmacia a nombre de una sociedad limitada. “En aquel momento –explica-- recibimos la autorización por parte del Colegio Provincial de Farmacéuticos, en el que la Xunta había delegado estas funciones”.

A este respecto varias oficinas de farmacia pontevedresas manifiestan que este problema nunca ocurrió en su provincia. “Nuestro colegio siempre dejó muy claro que no había posibilidad de poner la farmacia como sociedad limitada, aunque esto era algo que demandaban mucho las oficinas que tenían una elevada cantidad de productos de parafarmacia”, explican. “Ahora sabemos que la Xunta anda detrás de este tema”, añaden.

Otras provincias tampoco lo permitieron


Los datos dicen que por la mente de muchos farmacéuticos corrió la idea, en algún momento, de establecer su negocio como una sociedad limitada, si bien la normativa les hizo desistir.

La asesoría jurídica del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona informó a este medio de que las solicitudes que existieron a este respecto “nunca pudieron prosperar, ya que las farmacias deben estar vinculadas en titularidad y propiedad a uno o varios farmacéuticos”.

Intención de seguir siendo SL


En este momento, las siete farmacias en régimen de sociedad limitada están enzarzadas en un proceso judicial con la Xunta. Han recurrido ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia la decisión de la Administración gallega de dejar de ingresar los pagos de medicamentos a nombre de la sociedad limitada. Ahora lo hacen a nombre de la persona física titular de la licencia de la farmacia. Los farmacéuticos dicen que esto les está causando graves contratiempos.

A pesar de todo, Almorín defiende que las farmacias afectadas por la decisión están en su derecho de continuar siendo SL. “Creo que lo que hicimos no va contra el ordenamiento jurídico, precisamente porque fueron las autoridades las que nos dejaron constituirnos de esta forma”, argumenta. “No entendemos que la Xunta, sin mediar aviso, decida dejar de pagar a nombre de la SL sin habernos avisado antes en 13 años”, dice.

Sin embargo, preguntado Almorín por los beneficios que supone explotar el despacho de farmacia mediante una SL, el farmacéutico apenas entra en detalle. “Las sociedades limitadas han de llevar una contabilidad más estricta que los autónomos, la ventaja es que en los períodos de grandes inversiones el IVA es neutro, mientras que esto no les pasa a ellos”, concede. No se refiere, en cambio, a los diferentes tipos tributarios que soportan las empresas y las personas individuales.

La Xunta se remite a la Justicia


Las argumentaciones de Almorín no convencen a la Xunta. La Consellería de Sanidade informó a Economía Digital de que, “a día de hoy el Sergas liquida su facturación con todas las farmacias de Galicia a nombre de la persona física que posee la licencia”.

Desde este departamento de la Xunta avisan a los farmacéuticos infractores que, “en todo caso, será la Justicia la que decida si la oficina de farmacia se puede poner a nombre de una sociedad limitada”.

A pesar de la determinación de la Administración queda ahora por saber por qué la Xunta tardó tantos años en actuar. De hecho, en 2008 la farmacia Almorín recibió una subvención de la Consellería de Innovación e Industria por un importe superior a los 3.000 euros para la compra de material informático.
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad