Alimentos Lácteos supedita su futuro a la entrada de un nuevo socio

stop

Crece la incertidumbre entre los sindicatos después de que la empresa entre en preconcurso

Degustación de la marca Deleite en A Coruña

31 de enero de 2013 (22:54 CET)

La dirección de Alimentos Lácteos confía en despejar las dudas sobre la viabilidad de la empresa en pocos días. Anunciará la entrada de un nuevo socio industrial, que le permitirá duplicar la producción, aumentar la plantilla y devolver el dinero que adeuda a los ganaderos que participaron en el proyecto. En definitiva, el nuevo socio devolverá la solvencia a una empresa que recibió más de cinco millones de euros de la Xunta, justó después de que el Gobierno gallego frenara otra partida de 2,4 millones para la empresa que ya estaba aprobada.

Esa es la esperanza de la dirección para dotar de viabilidad al proyecto de una agrupación de cooperativas lácteas gallegas. El gerente de Alimentos Lácteos, Miguel Martín, no ha querido desvelar la identidad del nuevo inversor, aunque ha reconocido que es una empresa del sector que opera en todo el Estado. “Permitirá aprovechar la planta de Outeiro de Rei (Lugo) al nivel para el que fue concebida, ya que ahora mismo es ineficiente, y, a medio plazo, podremos contratar personal”, aseguró.

Salió así al paso de la incertidumbre generada tras la entrada de la empresa en preconcurso de acreedores. “Es una medida para ganar tiempo, porque ahora mismo tenemos problemas para hacer frente a los pagos. Pero la solución está nuestra mano”, afirmó. El preconcurso --al que se acogió esta semana-- evitará también que los acreedores que siguen sin cobrar puedan recurrir al concurso.

Pascual mueve los hilos


El movimiento de Alimentos Lácteos ha desconcertado a los sindicatos, que consideran que la empresa ha comenzado a caminar hacia el cierre definitivo con la entrada en preconcurso. Sin embargo, desde la dirección han aclarado que se trata de un paso más en el desarrollo de su plan de viabilidad, diseñado por José Manuel Muriel, antiguo Director General de Operaciones de Corporación Empresarial Pascual.

El grupo Pascual, propietario de la planta de Outeiro de Rei,  ya recurrió a la empresa de Muriel --MV Gestión-- para gestionar su fábrica de zumos en Córdoba, también en fase de reestructuración. Alimentos Lácteos ha depositado toda su confianza en el antiguo directivo de Pascual, quien recomendó a la dirección presentar el preconcurso. “Es uno de los mejores profesionales de España en este tipo de problemas”, confirmó Miguel Martín.

Ultimátum de los trabajadores


Precisamente, la vinculación entre Pascual, Muriel y Alimentos Lácteos desagrada a los trabajadores de Outeiro de Rei, que siguen temiendo por sus empleos. La empresa se comprometió a indemnizar a los empleados con 45 días por año trabajado en caso de que se llegara al cese de la actividad. Este acuerdo, también firmado por Pascual, vence en marzo. Sin embargo, el preconcurso de acreedores ofrece a Alimentos Lácteos tres meses de margen para ultimar su plan de viabilidad.

Los trabajadores no están dispuestos a esperar tanto, sobre todo, tras conocer que la Xunta dará un paso atrás en su apoyo al proyecto. Solicitan que se aclare el plan de viabilidad y la entrada del nuevo socio en los próximos días. “Para nosotros, los tres meses son inasumibles. La preocupación es muy grande porque la empresa estaba informando de que la situación era muy grave y que la falta de liquidez iba a provocar, en dos o tres semanas, que la estructura cayese como un castillo de naipes”, asegura Christian López, responsable comarcal del sector de la CIG.

La sensación entre los trabajadores es que la empresa de Muriel toma las decisiones en la cúpula de Alimentos Lácteos y que “si se estrella contra las rocas” será “por decisiones de otros”.

Sin la confianza de los productores


De forma oficial, Alimentos Lácteos asegura que evitará el concurso de acreedores y que la entrada de un socio industrial insuflará nueva vida al proyecto. Para incrementar la producción, uno de los objetivos ineludibles para su supervivencia, tendrá que recuperar la confianza de los ganaderos, que está por los suelos debido a los impagos y a la entrada de la empresa en preconcurso. “Se sienten traicionados por esta medida, que llega después de arrastrar deudas y llegar a situaciones muy complicadas por culpa de Alimentos Lácteos”, informa López.

Según denuncian los sindicatos agrarios, esta situación está creando una gran incertidumbre entre las explotaciones que suministran leche a la empresa o que la suministraron, pues muchas granjas dejaron de hacerlo ante los impagos. Desde el Sindicato Labrego Galego (SLG), Xabier Gómez indica que el número de afectados no está cuantificado. “Estamos hablando de cientos de perjudicados. Contamos con ganaderos que llevan entre cuatro y siete meses sin cobrar y que ahora mismo están atados por el preconcurso”.

Capital social


Lo que es peor, según denuncian desde SLG hay explotaciones agrarias que desconocen si se encuentran dentro del capital social de Alimentos Lácteos o no. “Hay gente que llama preguntando, porque no sabe en qué situación se encuentran realmente y si podrán recuperar su deuda o no”, explica.

Desde la Asociación Gallega de Cooperativas Agroalimentarias (Agaca) sostienen que el futuro de Alimentos Lácteos pasa por una reformulación de la entidad. “Debe conseguir saldar la deuda que tiene y si son necesarias ayudas institucionales habrá que analizarlo, es un proyecto en el que ya se ha invertido mucho dinero de todos los gallegos y no puede morir”, indica el gerente, Higinio Mogán.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad