Alimentos Lácteos se queda sin fábrica

stop

La empresa gallega abandona la planta de Outeiro de Rei al no poder hacer frente al alquiler

Acto de protesta de la plantilla de Alimentos Lácteos en Lugo | CIG

13 de agosto de 2013 (21:16 CET)

Alimentos Lácteos ha decidido abandonar la fábrica de Outeiro de Rei (Lugo), propiedad de Leche Pascual y en la que producía las marcas Deleite y Muuu hasta semanas antes de su entrada en concurso de acreedores. Desde entonces la planta está paralizada, generando gastos pero no ingresos.

Pascual había sido flexible con los retrasos que se le adeudaban. En un primer momento, fue uno de los pilares con los que contaba Alimentos Lácteos para montar su plan de reestructuración. El grupo burgalés estaba decidido a aportar capital, tutelar la marcha del plan de negocio y aportar un socio industrial. Todo ello se vino abajo. La empresa está en concurso de acreedores y a punto de presentar un segundo ERE de suspensión. Todo ello para ganar tiempo mientras busca una solución para reanimar el proyecto.

Abandono en una semana

El abandono de la fábrica, según transmitió el comité de empresa, se realizará a lo largo de una semana, el tiempo para retirar las pertenencias de Alimentos Lácteos.

A pesar de la dramática situación, informa el comité de empresa, "insiste en que la maniobra" de este martes "no tendrá otro objetivo que agilizar la colaboración en el propósito de poder alcanzar un proyecto que pueda tener garantías para la continuidad de la actividad con el mayor número de puestos de trabajo".

Del mismo modo, Alimentos Lácteos aseguró a los trabajadores que el futuro de la planta no pasará por retomar la producción bajo la batuta del grupo burgalés.

¿Última oportunidad?


El escenario es, ahora mismo, descorazonador. Sin fábrica, con un segundo ERE a punto de aplicarse y una lista interminable de acreedores. El único activo de Alimentos Lácteos son, prácticamente, sus marcas. Pero Deleite y Muuu pierden valor cada día que pasan fuera del mercado.

La solución pasa, siempre ha pasado, por conseguir un socio industrial que tutele el proyecto y genere confianza en la Xunta como para activar una inyección de capital, otra más, para relanzar el proyecto. Pero esta pieza se lleva buscando desde hace meses sin obtener resultados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad