Alierta firmará esta semana el pacto de Telecom Italia

stop

TELECOMUNICACIONES

24 de septiembre de 2013 (01:35 CET)

El presidente de Telefónica, César Alierta, firmará en los próximos días un acuerdo con los socios financieros de la matriz de Telecom Italia, Telco. Retendrá la influencia en el operador transalpino. Al mismo tiempo se mantendrá al margen de cualquier responsabilidad financiera que contamine el balance del grupo español.

El movimiento de Alierta es de protección. Su máximo interés es convencer a los socios financieros de Telco para que retengan las acciones y, por lo tanto prorrogar el actual pacto. La propuesta, aún en discusión, elevaría de forma inminente la participación de Telefónica en la matriz italiana.

Banca a la fuga

La banca accionista reduciría, en paralelo, la exposición al grupo. Dow Jones cifra la nueva porción de Telefónica en el 70%. Fuentes financieras consultadas por Economía Digital rebajan notablemente ese porcentaje. Está claro, sin embargo, que la multinacional española será el accionista destacado. Podría doblar la cantidad de títulos ordinarios de Telecom Italia controlados a distancia desde la matriz.

El calendario para firmar apremia. A finales de mes vence el pacto entre accionistas que posibilita el actual statu quo. Si se rompe, cada integrante dispondrá libremente de las acciones.

Protección contra Slim


Por ahora, Telefónica posee el 46% de Telco. Esta participación da, indirectamente, el control del 10% de las acciones con derechos políticos de Telecom Italia. Las otras sillas del consejo de la matriz las ocupan Generali, Sanpaolo y Mediobanca. Los tres grupos financieros son titulares del 54% restante.

Esos bancos son reacios a la permanencia en el capital. Para vender su participación han sondeado al grupo del magnate mejicano Carlos Slim, América Móvil, y a la estadounidense AT&T. Estas conversaciones forzaron a Alierta a tomar una actitud activa en el proceso, que se remonta meses atrás.

Un plan para sanear Telecom


El convenio en ciernes permitirá al grupo español influir en la recuperación de Telecom Italia. Todo apunta a que Alierta aplicaría la misma receta que ha extendido para su propio grupo: la venta de activos. Esos ingresos enjugarían deuda, que alcanza los 29.000 millones.

En el primer lugar de la lista de vendibles aparece la filial brasileña de Telecom Italia. Además se eliminaría un obstáculo de consideración para la futura toma de control por Telefónica.

Telecom Italia presentará el 3 de octubre su plan para recuperar la rentabilidad y reducir la deuda. Las agencias de ráting amenazan con rebajarle la nota si la estrategia no resulta creíble. Hasta ahora, el mayor esfuerzo del operador italiano ha sido vender las torres de telefonía móvil. Los analistas se quejan de que apenas se ha reducido el problema.

El proceso podría culminar con la próxima disolución de Telco.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad