Alierta espera ahorros mil millonarios en Brasil con la compra de GVT

stop

Telefónica calcula que las sinergias llegarán el primer año y garantiza que la compra del rival carioca no alterará los planes para reducir la deuda del grupo

El presidente de Telefónica, César Alierta I EFE

29 de agosto de 2014 (11:31 CET)

Telefónica espera que la compra del operador brasileño GVT genere “al menos” 4.700 millones de euros en sinergias, según los cálculos que ha dado a conocer esta mañana en una presentación a analistas. El ahorro se notará a partir del primer año de la concentración y el grupo de César Alierta logrará posicionarse como líder en la potencia americana con 101 millones de accesos. A cambio, pagará 7.500 millones de euros al francés Vivendi, que ha decidido dedicarse a crear y suministrar contenidos.

La multinacional española logró este jueves apear a Telecom Italia de la carrera por el control de GVT. Telefónica ofrece 450 millones más que su rival. Aunque la oferta vencía este viernes, al aceptarla Vivendi se ha activado un plazo de tres meses para negociar los flecos de la absorción. Los franceses explicaron que sentarse con los españoles responde “mejor” a los objetivos estratégicos y financieros y a los intereses de los accionistas”.

Más efectivo que Telecom

Telefónica no sólo es quien más valora GVT, sino que también aporta la mayor parte en efectivo. Si se zanja la compra-venta, Alierta extenderá un cheque de 4.660 millones, que saldrán de una ampliación de capital de Telefónica Brasil. El resto se pagará en papel. Una vez emitidas las nuevas acciones, se entregará Vivendi el 12% del capital.

Según se ha confirmado este viernes, la propia Telefónica suscribirá el 73,9% de la ampliación de capital. Es exactamente lo que corresponde a su actual participación. Por tanto, habrá un desembolso adicional de 3.400 millones. A los analistas, preocupados por la abultada deuda de Telefónica (43.791 millones a cierre de 2013) se les ha dado garantías de que todo se zanjará sin alterar los planes para su reducción.

Plan be

Además del plan principal para compensar por GVT, existe otra posibilidad, aunque no es del gusto francés. Alierta ofrece a Vivendi canjear el 4,5% de Telefónica Brasil por el 8,3% de Telecom Italia. En París tienen, evidentemente, la última palabra pero los analistas recuerdan que la opción no encaja en la apuesta por los contenidos. De hecho, GVT es el último negocio estratégico en el ámbito de las operadoras que le queda a Vivendi.

El grupo resultante tendrá 78,5 millones de clientes de telefónica móvil, 15 millones de líneas fijas y prácticamente siete millones de conexiones a Internet, aunque éstas no son de cable. La nueva Telefónica Brasil gestionará 1,4 millones de clientes de televisión de pago. Es decir, prácticamente el mismo volumen de abonados que en España (a la espera de que se puedan contabilizar los provenientes de Canal Plus).

Apuesta por la fibra

Los planes en Brasil son, por tanto, los mismos que Telefónica mantiene en España: desarrollar la televisión de pago y la fibra óptica. La fusión con GVT elevará los ingresos el 1,5% y el 2,1% el resultado operativo bruto de Vivo, la marca comercial de Telefónica en aquel país. El proceso, si las negociaciones avanzan según lo previsto, estará cerrado a mediados de 2015, con el visto bueno de las autoridades cariocas ya, probablemente, concedido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad