Los trabajadores de Alcoa en San Cibrao recrudecen sus protestas contra el cierre. E.P.

Alíberico, sobre Alcoa: “No hizo las inversiones adecuadas”

El presidente de Alibérico, Clemente González, dice que además del coste eléctrico, Alcoa perdió competitividad por no hacer inversiones en “muchos años”

Alcoa ha dado dos razones para plantear un despido colectivo en la planta de aluminio de Lugo. Por un lado, los sempiternos costes eléctricos; por el otro, la sobreproducción mundial de aluminio que ha hundido los precios y ha hecho que la planta dispare los números rojos, de 165 millones en los últimos tres años.

Una empresa del mismo sector y gran conocedora de las plantas de Alcoa, pues en alguna ocasión sondeó su compra, apunta a un tercer motivo. El presidente de Alibérico, el gallego Clemente González Soler, señaló que la falta de inversiones de la multinacional norteamericana ha reducido su competitividad.

“Quizás no se han hecho las inversiones adecuadas. Una cuba de electrolisis de Avilés o A Coruña hacía 800 kilos al día, la de San Cibrao 1.200; las nuevas tecnologías hacen 3.000 kilos al día por cada cuba de electrolisis. El hecho de que no se haya invertido durante muchos años también significa una cierta pérdida de competitividad. No es solo electricidad, también hay un tema de competitividad y tecnología, además de otros temas adicionales”, dijo González Soler en una entrevista en Capital Radio.

Clemente González pide salvar Alcoa

Frente al discurso de la Xunta, que culpa a los costes eléctricos y al Gobierno central de las crisis en la planta de Lugo y en la antigua factoría de Alcoa en A Coruña, el presidente de Alibérico apunta a otros factores y defiende la labor de la ministra de Industria, Reyes Maroto. “Tenemos una buena relación y está haciendo mucho por este país”, dijo, además de pedir que esté en la comisión para la reconstrucción económica tras el impacto del Covid-19.

González Soler considera que “el aluminio es un producto estratégico para España y para cualquier país”, por lo que aboga por hacer lo posible para mantener la actividad en San Cibrao. “Hay muchas industrias que dependen del aluminio. En España se produce hace 70 años y creo que sería un drama que no tuviese producción básica. Las 250.000 toneladas que produce Alcoa sería importante que se mantuviera. Se debería hacer lo máximo para que esa fábrica de San Cibrao no cierre. Sería un drama pensar que en el futuro habría que importar el 100% del aluminio”, explicó.

¿Intevenir la fábrica?

Para ello, considera que solo hay un camino posible: que Alcoa siga o que alguien compre la empresa. Sin embargo, el presidente de Alibérico pareció apuntar a que no vería con malos ojos una intervención pública de la factoría. “Esta empresa fue pública hasta 1998, era Inespal. Creo que hay fórmulas, lo que pasa es que hay que trabajarlas con rigor, con gente del sector, con especialistas. Nos falta a veces enfocar los temas con conocimiento del entorno”, señaló.

El empresario advirtió que los costes eléctricos son importantes y que es necesario revisar el actual sistema. “El problema no es el coste de producción o distribución. El problema es todo lo que le ponemos encima que es casi la mitad de la factura eléctrica”, dijo.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad