Rosa García y Clemente González Soler a su llegada a Alibérico

Alibérico, el 'novio' de Alcoa: un grupo millonario dispuesto a crecer

FGA Main Corporation, el holding del grupo de aluminio del gallego Clemente González, anuncia en su memoria su disposición "ante oportunidades industriales"

La pasada semana, el Gobierno de Pedro Sánchez puso sobre la mesa de Alcoa una doble oferta para tratar de impedir el ERE que pretende aplicar sobre la factoría de aluminio primario de San Cibrao (Lugo) y que derivará en el despido de 534 trabajadores. El Ejecutivo propuso a la multinacional dos salidas complementarias. La primera, la entrada de un socio industrial avalado por el Gobierno. La segunda, un precio energético a la carta, de entre 25 y 35 euros el megavatio hora que dé respuesta a sus demandas de estabilidad. No obstante, a pesar de la oferta, por el momento la respuesta de la multinacional americana sigue siendo negativa, algo que ha generado en enfado del Ministerio de Industria, que asegura que "hay gente dispuesta a entrar como socio energético o industrial en la planta de Lugo". Además, la cartera de Reyes Maroto es tajante al respecto e insiste en que, si la realidad es que Alcoa no quiere la factoría debe vender la instalación "y dejar paso a otros".

Alcoa se ha mostrado hasta ahora reacia a la venta, pero hay que recordar que también apostaba por cerrar las plantas que poseía en A Coruña y Avilés y acabó traspasándolas al fondo suizo Parter por medio de un proceso de puja que fue tutelado por la propia administración pública. Es en este punto en donde entra en escena el nombre de Alibérico, grupo con sede en Madrid de productos semitransformados de aluminio presidido por el gallego Clemente González Soler y que, desde hace años, es un habitual en las quinielas de posibles "novios" para Alcoa. En su día ya estuvo interesado en las plantas españolas de la compañía y, en las últimas semanas y debido a la crisis en San Cibrao, ha vuelto a saltar a la palestra. Su presidente ha destacado, de forma pública, la importancia que la planta de aluminio primario tiene en el mercado español y además, la compañía, según se refleja en sus propias cuentas anuales, está en pleno proceso de crecimiento.

"España no puede permitirse el cierre de San Cibrao"

Hace tan solo unos días, en la cumbre empresarial organizada por la CEOE, González Soler puso de manifiesto que España no podía permitirse el cierre de San Cibrao, al ser la única fábrica de aluminio primario que queda en el país, algo que la convierte en "clave para la estratégia económica nacional". "El aluminio es un producto estratégico tanto en España como en cualquiera de los países desarrollados. No podemos permitir, lo digo una vez más, cerrar esa fábrica. Esa última fábrica de San Cibrao que, en estos momentos, es de Alcoa, pero que durante muchos años ha sido empresa pública", dijo, recordando el pasado de Inespal.

Lo cierto es que, al contrario de lo que le ocurre a otras empresas del sector de transformación del aluminio, Alibérico encadena beneficios. Asentado sobre el holding FGA Main Corporation, el grupo lleva años en proceso de expansión. Sus últimas cuentas presentadas ante el Registro Mercantil, las correspondientes al ejercicio 2018, dan muestra de su fortaleza (al menos la que presentaba antes de la crisis del Covid-19). Alibérico se define a sí mismo como un grupo internacional que exporta a más de 80 países y que tiene presencia industrial y productiva en cuatro continentes. "Sólido, solvente y muy ágil en la toma de decisiones", la compañía explica que ha diseñado "un plan exigente y factible de crecimiento tanto orgánico como inorgánico, basado en el crecimiento rentable y sostenible" cuyo objetivo inicial pasaba porque este 2020 se posicionase dentro de los 100 primeros grupos empresariales líderes en España.

Un crecimiento ligado a Alcoa

El proceso de crecimiento de Alibérico comenzó en 2014 con la adquisición de los activos de Iberfoil, la fábrica de laminación de hoja fina de Sabiñánigo (Huesca), una factoría que, en su día, perteneció a Alcoa (quien en 2009 la vendió a la alemana Bavaria). En su memoria del ejercicio 2018, el grupo de González Soler ahonda en su plan de expansión. "El crecimiento orgánico de las empresas y negocios actuales supone duplicar sus actuales planes de venta, mediante la entrada en nuevos segmentos de mercado y áreas de negocio", destaca. "El crecimiento inorgánico se instrumentalizará a través de nuevas adquisiciones (upstream y dowstream) de la cadena de transformación de aluminio, ya sea por la compra de activos, sociedades o greenfields (mercados vírgenes)", anuncia la firma, que añade: "Estaremos presentes en todas las oportunidades productivas e industriales".

Alibérico ha demostrado que la apuesta por el crecimiento es más que una declaración de intenciones. Hace aproximadamente un año, después de autodescartarse de la puja por las plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés, se hizo con la planta de Gamesa en Miranda del Ebro (Burgos), que había quedado vacía tras su cierre un año antes.

Los números de Alibérico

Las cuentas del grupo correspondientes a 2018 arrojan un resultado neto consolidado de 8,6 millones de euros (8,5 millones un año antes), mientras que la cifra de negocio rozó los 180 millones de euros. Su cash flow operativo (resultado antes de impuestos más amortizaciones) fue de 15,1 millones de euros "siendo reinvertido en cada una de las empresas del grupo, en proyectos de investigación y desarrollo de nuevos productos, nuevas aplicaciones aplicaciones y en la apertura de mercados internacionales". Ese año, explica en su cuenta de resultados, el 54% de la cifra de negocio corresponde a exportaciones a 81 países de los cinco continentes.

El tiempo dirá si, finalmente, Alibérico y su plan de crecimiento vuelve a cruzarse en el camino de Alcoa. De momento, el Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado que en unas semanas el Estatuto para el Consumidor Electrointensivo recibirá luz verde, algo que puede hacer que el interés del mercado por la fábrica de San Cibrao vuelva a dispararse a pesar de las reticencias de Alcoa.

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad