Alertan de los riesgos de la elevada concentración bancaria que afronta Galicia

stop

El informe de la Fundación Novacaixagalicia alerta de la “elevadísima concentración” existente ya en el mercado financiero gallego

26 de julio de 2013 (02:58 CET)

El vuelco que ha dado en poco más de año y medio el mercado bancario gallego amenaza con un proceso imparable desde una posición que ya es de “elevadísima concentración”. Y ello, ante la venta de NCG que se fraguará tras el verano, y que no hará más que reducir todavía más los operadores del mercado. Así lo pone de manifiesto el informe A Economía Galega 2012, elaborado por la Fundación Novacaixagalicia. Sus autores van más allá y advierten que “uno de los resultados de este proceso de reestructuración bancaria es un notable incremento del grado de concentración en el mercado bancario español, en el que previsiblemente operarán cuando el proceso remate apenas tres grandes entidades: Banco Santander, BBVA y Caixabank, junto a un número reducido de entidades de mucho menor tamaño”.

En su análisis del sector financiero, el informe destaca que la banca gallega “finalizó o 2012 en una situación de elevadísima concentración, donde más de la mitad de la red total de oficinas (el 56%) está en manos de dos grupos mayores (NCG Banco y Banco Popular), y entre los cinco grupos más grandes copan el 87% del número total de oficinas”. En concreto, a cierre de 2012, el mapa bancario gallego en cuanto a oficinas se repartía básicamente entre NCG (38%), Popular-Pastor (18%), Santander (13%), Caixabank (9%) y BBVA, con otro 9%. Esas son las cinco entidades que copan el 87% del mercado.

Sobre este escenario, a juicio de los autores del informe, el carácter “claramente sistémico que NCG Banco presenta para la provisión de servicios bancarios en Galicia convierten la resolución de su proceso de reestructuración y posterior reprivatización en una cuestión de vital importancia para el futuro desarrollo de la economía” gallega.

Restricción del crédito

La evolución general del sector bancario en Galicia desde el estallido de la burbuja especulativa en 2008 sigue una tendencia claramente contractiva, relata el estudio. El número de oficinas bancarias en Galicia viene disminuyendo desde 2009 a un ritmo gradualmente más acelerado. “A partir de la mitad de 2010, una vez reconocida la existencia de la crisis bancaria y, en particular de la necesidad de reestructurar profundamente el subsector de las cajas de ahorro, se puede percibir también la existencia de una restricción del crédito, que en la segunda mitad de 2012 exhibió fuertes descensos, de más del 5% en términos interanuales”.

Finalmente, relatan los autores, a partir de la segunda mitad de 2011 también el volumen total de depósitos en las entidades inició una tendencia contractiva, si bien en este caso sin superar el 5% de caída interanual. “Estas tendencias”, aclaran, “no hacen más que reflejar de una manera notablemente paralela lo que sucede en el conjunto de España”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad