El cierre de Alcoa eliminaría 700 empleos en A Coruña y Avilés

Alcoa ya pone deberes al nuevo Gobierno

La compañía exige la aprobación del estatuto electrointensivo "lo antes posible" para atraer inversores a sus plantas de A Coruña y Avilés

Primera reacción de Alcoa tras el varapalo por la marcha atrás en el estatuto para la industria electrointensiva. La compañía apremia al nuevo Gobierno que salga en las urnas a que apruebe esta medida “lo antes posible” para poder asegurar la continuidad de sus plantas de A Coruña y Avilés.

La multinacional advierte de que la losa del precio de la energía “es un factor determinante que puede condicionar la viabilidad de la industria y el interés de posibles compradores de las fábricas para la producción de aluminio primario”. Según sus cálculos, la electricidad representa el 40% de los costes totales en sus plantas en España, tras pagar precios hasta un 50% superiores a los que abona en el resto del mundo.

Las compensaciones por CO2

El Gobierno anunció a última hora de este jueves que finalmente no aprobaría el estatuto para la industria electrointensiva en el consejo de ministros de este viernes como prometió en un primer momento. Alcoa considera que este movimiento es clave para asegurar la viabilidad de las plantas sobre las que cuelga el cartel de se vende y apunta a las compensaciones por las emisiones indirectas CO2 como la medida estrella.

La compañía asegura que era "la medida más relevante" y que, además, la propia Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la destaca como “la medida más recomendable". Alcoa hace referencia al informe que el regulador hizo público este jueves, en el que echa en falta que el borrador del estatuto no contase con un estudio previo en el que se analizase si podía constituir algún tipo de ayuda de Estado ilegal.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad