Alcoa ultima la segregación en España con la transformación de la planta de Lugo

stop

Aluminio Español, que controla el centro de alumino de San Cibrao, se transforma en sociedad limitada para preparar la división de la multinacional en dos áreas de actividad

Planta de Alcoa en la localidad lucense de San Cibrao | EP

en A Coruña, 14 de junio de 2016 (03:55 CET)

En pleno proceso de venta, Alcoa hace movimientos en sus sociedades españolas. La multinacional norteamericana anunció el año pasado su intención de partirse en dos, dividiendo su actividad en dos áreas de negocio. Las plantas españolas quedarían englobadas en una empresa dedicada al aluminio primario, la metralúrgica tradicional, mientras que los productos de mayor valor añadido quedarían englobados en una segunda sociedad.

La reestructuración fue la respuesta de la compañía a una caída drástica en su balance de resultados provocada por una bajada de precios del producto y por la competencia de China, que fue un excelente comprador mientras demandó aluminio y ahora es un extraordinario competidor por venderlo a bajo precio. La redimensión de Alcoa incluyó también desinversiones, lo que acabó poniendo el cartel de se vende en las fábricas españolas, incluídas la de A Coruña y San Cibrao.

Transformación en San Cibrao

Esta última está controlada por Aluminio Español, que acaba de mutar, pasando de sociedad anónima a sociedad limitada. La transformación, aparentemente sin importancia, tiene en realidad como objetivo preparar la división del grupo en dos unidades de negocio.

Según fuentes de la compañía, el movimiento "es necesario para estar en línea con algunas regulaciones y requisitos en EEUU, como parte del proceso de separación de los dos segmentos en dos empresas independientes. No tendrá ningún efecto a la actividad o activos ni en los derechos u obligaciones de los trabajadores", explican.

La sociedad limitada también tiene la ventaja, informan fuentes empresariales, de facilitar los trámites para la segregación, más laxos que en el caso de las sociedades anónimas.

Casi todo preparado

Alcoa ha ido transformado progresivamente las sociedades que operan en España. La planta de A Coruña y la de Avilés cambiaron a sociedad limitada cuando fueron segregadas, en lo que los sindicatos interpretaron como un movimiento para preparar su venta. El tiempo les dio la razón.

Alcoa Inespal, el holding en el que convergen las tres plantas, también mudó recientemente a sociedad limitada, mientras que Alcoa Inversiones, la sociedad cabecera que controla a Alcoa Inespal, lleva años en el formato SL.

La única que se saldría de esta tónica es la planta de alúmina de San Cibrao, que continúa como sociedad anónima, bajo la denominación Alúmina Española SA.

La multinacional anunció en su momento que la división en dos empresas, cada una asociada a sus actuales áreas de negocio, se produciría durante el segundo semestre de este año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad