Protesta de los trabajadores de Alcoa frente a la planta de San Cibrao en Lugo / EFE

Alcoa: “Sin medidas urgentes, producir aluminio en España es inviable”

La multinacional alerta del peligro que corre la planta de Lugo tras un nuevo recorte del Gobierno a las ayudas de interrumpibilidad

La subasta de interrumpibilidad, las ayudas que reparte el Gobierno a los grandes consumidores de energía a cambio de desconectarse del sistema cuando hay exceso de demanda para asegurar su estabilidad, agravan los problemas de Alcoa en San Cibrao. El Gobierno ha dado otro tijeretazo mayúsculo a las primas eléctricas cuando las empresas todavía están esperando por la aprobación del estatuto del consumidor electrointensivo, las medidas que deberían abaratar su factura.

La subasta anunciada para la tercera semana de diciembre reduce a menos de la mitad los megavatios a repartir, pasando de los 2.340 a solamente 1.000. Desaparecen los bloques más grandes, los de 40 megavatios, y solo se subastarán bloques de cinco megavatios. El precio de salida se situará en los 125.000 euros/MW. El escalón de bajada en la subasta con respecto a estos precios de salida será de 1.000 euros por MW.

El diseño realizado por el Ministerio de Transición Ecológica desagrada a Alcoa, que insiste en que “si no se toman medidas urgentes, la producción de aluminio primario en España es inviable”. Actualmente solo está en actividad una planta, la de San Cibrao, pero la multinacional ya anunció que está en números rojos y que no tiene viabilidad si no se abaratan los costes eléctricos y se equiparan a la media europea.

Más coste eléctrico y sin noticias del estatuto electrointensivo

“Alcoa va a participar en la subasta de los servicios de interrumpibilidad para obtener el mayor valor posible. Lamentablemente para nosotros y el resto de la industria electrointensiva, se ha reducido significativamente la potencia a subastar y se han eliminado los bloques de 40 megavatios. El recorte es todavía más drástico que en las dos subastas previas”, critican fuentes de la compañía.

La multinacional explica que prefiere esperar al desenlace de la subasta que tendrá lugar entre el 16 y el 20 de diciembre, aunque no tiene dudas de que “incrementará el precio de la energía” que consume. “Y afecta en mayor medida a la industria que es más electrointensiva, como es el caso de la del aluminio primario”, concluyen.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad