Alcoa aplaza hasta el 8 de julio el ERE tras paralizar la venta a Parter / EFE

Alcoa, sin coartada: el precio de su energía cae a la mitad desde 2018

Cuando Alcoa anunció el cierre de A Coruña y Avilés, en 2018, el precio del megavatio eléctrico estaba en 57,3 euros, y ahora se sitúa en 28,7 euros

Los mitos a veces se caen. Otras, se despeñan por el precipicio de la evidencia. Con los propios datos en la mano de la patronal de las industrias con alto consumo de electricidad, en la que se integra Alcoa, el precio del megavatio no parece ser ya el gran problema para la continuidad de la planta de San Cibrao. Ese relato no se sostiene. La multinacional habla ahora de factores externos para justificar su decisión de clausurar la factoría de Aluminio Español, pero no cita expresamente el precio de la energía. ¿Por qué?

La razón la aporta la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía (AEGE). Y la prueba de la evidencia está en su barómetro energético, actualizado a la semana, y con datos del pasado 25 de este mes. Pues bien, según ese indicador, el precio del megavatio de electricidad en España para estos grandes consumidores se sitúa en 2020, de media, en 28,7 euros, exactamente la mitad de los 57,3 que marcaba en 2018.

Las diferencias en dos años

Alcoa anunció el cierre de las plantas de A Coruña y Avilés en octubre de 2018, proceso que luego se convirtió en una venta en falso que se cerró a lo largo del año pasado. En ese momento, el precio del megavatio sí era el principal argumento de la compañía. Y su coste marcó su récord ese año, el 2018.

Los 28,7 euros por megavatio de este año en el mercado diario también contrastan con los 47,7 euros que, de media, se contabilizaron por el barómetro de la citada patronal el año pasado. Por tanto, ha habido una evidente desescalada en los precios, que Alcoa, ahora, parece ignorar.

Por debajo de Francia

De acuerdo con el barómetro de AEGE,  la media acumulada del mercado "spot"  (mayorista) hasta la fecha de actualización, el pasado día 25, completado con los futuros inmediatos hasta final de año, arroja una conclusión que va en la misma línea: un precio medio que se sitúa en 31,6 euros, a mucha distancia del pasado reciente, todavía por encima de Alemania (27,6 euros el megavatio), pero por debajo de Francia (34,5 euros).

El diferencial de España con Alemania se sitúa ahora en cuatro euros, cuando en 2015 y 2017 marcó su máxima diferencia, al situarse nada menos que en 18 euros. Tampoco lo que se avecina apunta a un cambio de tendencia: el mercado de futuros, a junio, sitúa el precio del megavatio en España en 26,2 euros, ligeramente superior todavía a Alemania (23,1 euros) y Francia (22,8).

La interrumpibilidad se desploma

De acuerdo con el indicador avanzado del barómetro de la patronal de Alcoa, donde sí ha habido una brusca caída es en lo que denominan los costes añadidos al precio de mercado. En síntesis, la interrumpibilidad, el servicio de último recurso que aplica el operador del sistema para garantizar la seguridad de suministro en situaciones de emergencia, tabla de salvación de Alcoa en los últimos años y auténtico mecanismo de distorsión de la competencia al que recurrió el Gobierno para retener las grandes industrias electrointensivas, que ahora están sin nuevo estatuto, sin marco estable.

El coste del servicio de interrumpibilidad, si se atiende al barómetro de la patronal de Alcoa, tiende a cero. Y esa es una de las claves para entender la situación, más allá del precio del megavatio que paga la compañía. De acuerdo con la misma fuente, es decir, AEGE, el coste ponderado de la interrumpibilidad se sitúa este año en 0,04 euros por megavatio, cuando en 2017 estaba en los 2,1 euros y en 2018 en 1,2 euros/megavatio. El año pasado se situó en 0,8 euros, hasta desplomarse en lo que va de año. Conclusión: Alcoa necesita seguir dopada para continuar en San Cibrao.

Un artículo de X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad